October 13, 2018 01:19 PM

En toda boda, la fiesta posterior al enlace suele ser uno de los atractivos más importantes para los invitados. La unión de la princesa Eugenia con su ya esposo, Jack Brooksbank, no podía ser menos, así que después de una ceremonia de ensueño en la catedral del castillo de Windsor, dio comienzo a la parte más divertida.

Según la revista PEOPLE la recepción posterior estuvo llena de grandes sorpesas. Una de ellas ¡es que hubo pizza! Así es, nada imaginable en una boda real. Pues sí, se sirvieron pizzas gourmet acompañadas de margaritas como bebida estrella que hicieron las delicias de los asistentes que también disfrutaron de champán.

En lo que a música se refiere, los novios deleitaron a todos con una de las voces inglesas más apaudidas y admiradas, la de Robie Williams. El cantante interpretó su inovidabe tema “Angels” con el que emocionó a todos los allí presentes, incluida a reina Elizabeth que se encargó de ser la anfitriona de la recepción.

Además, hubo lecturas familiares, como es habitual en estos casos, donde las risas fueron las protagonistas. El padre de Eugenia, el príncipe Andrew, contó la anécdota de su perro Jack, que tiene el mismo nombre que su ya yerno. Un día, cuando el todavía novio de su hija les visitaba, Andrew tuvo que gritar a su perro por un mal comportamiento diciéndole: “Jack, ¡bájate de la silla!”. “El perro no se movió, ¡pero Jack sí!”, dijo ante las risas de todos.

El ambiente a pesar de ser una boda de altura fue distendido, agradable y familiar tal y como se puede ver en las imágenes. Finalmente llegó una tarta de red velvet y chocolate de cinco pisos que dio el toque dulce a la celebración.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A 24 horas de la unión también se ha hablado del coste el vestido de la novia comparado con los de Kate Middeton y Meghan Markle. Según la revista Harper`s Bazaar el traje de Eugenia es del mismo precio, si no algo más barato, que el de a duquesa de Sussex, lo que asciende a $135 mil. Precios mucho más modestos que el de la duquesa de Cambridge, que aseguran gastó $434 mil en su vestido de Aexander McQueen.

Sea como fuere las tres se veían perfectas y de lo más felices en este día tan especial para cualquier mujer. Pero sin duda otra de las grandes protagonistas del día ha sido el regalo de los novios a los asistentes. Unas bolsitas llenas de souvenirs que ya se están vendiendo online por más de mil libras. Estas contienen desde magnets para la nevera hasta ponchos y monedas de chocolate tal y como apunta la BBC.

En definitiva, una boda real pero cercana donde ha vuelto a reinar el amor.

 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST