Así fue la espectacular boda de los actores en Cartagena de Indias. Un enlace de ensueño del que te mostramos los momentos más románticos, divertidos y emotivos. ¡Todo lo que no viste!

Por Teresa Aranguez
Octubre 19, 2019
Anuncio

Ya son marido y mujer. Carmen Villalobos y Sebastián Caicedo comienzan una nueva vida bajo la bendición del sagrado matrimonio después de una boda inolvidable. En un enclave de ensueño en su amada Cartagena de Indias, los novios se dieron el ‘Sí, acepto' con el atardecer de fondo y el mar como testigos.

Generosos desde el minuto uno, la pareja retransmitió los momentos más emotivos del enlace a través de sus respectivas redes sociales y su canal de Youtube para que sus seguidores del mundo entero también estuvieran presentes, aunque fuera desde la distancia.

El secreto mejor guardado de la novia, su vestido, quedó finalmente desvelado y, como era de esperar, superó todas las expectativas. La creación del diseñador colombiano Jorge Duque enamoró a todos por su delicadeza y elegancia, sin perder ese toque de sensualidad que tanto caracteriza a la actriz.

De la mano de Betty Barrios, mamá de la novia, Carmen llegó al altar construido frente al mar y así fue entregada al novio que la tomaba de lo más emocionado. Un momento muy especial para los tres, ya que todos hubieran querido que su papá Pedro Villalobos, fallecido hace dos años, hubiera estado allí. Lo hizo en energía y espíritu.

Una vez en el altar, rodeado de hermosos adornos florales, el cura dio paso a una ceremonia cargada de momentos emotivos, sonrisas cómplices y mucho amor. Una vez terminada, los novios caminaron entre los invitados bajo los acordes del tema del cantante colombiano Fonseca, “Prometo”, cuya letra invita a los enamorados a no dejarse de amar nunca.

Y así llegó uno de los momentos más esperados, ¡el primer baile de los novios! En realidad fueron varios porque la parejita se preparó diferentes coreografías con las que sorprendieron a los allí presentes. Empezaron con la preciosa balada de Sin Bandera, “Entra en mi vida”, para continuar con un apasionado tango que dominaron a la perfección.

¡Eso no fue todo! La pista se puso a arder cuando se atrevieron con una salsa de Marc Anthony, “Valió la pena”. Y ya que estaban tan animados, ¿por qué no bailar un ballenato y un poquito de reguetón? Pues así lo hicieron y así les quedó en este video maravilloso que regalaron a sus seguidores.

Posteriormente se dieron paso a los fuegos artificiales que ponían broche de oro a este original baile nupcial, que no el final de la fiesta. Ésta llegaría cargada de comida rica, cócteles de todos los colores y un montón de buenos momentos y anécdotas.

Para poder desenvolverse mejor, Carmen se enfundó en su segundo vestido de la noche, con el que volvió a deslumbrar y demostrar su buen gusto. Con perlas incrustadas, un body por debajo y un poderoso escote por delante y por detrás, la novia lució bellísima además de cómoda. Eso sí, el velo se quedó con ella.

El novio hizo lo propio y pasó de un traje claro, ideal para el entorno y la caída de la tarde, a uno negro que encajaba a la perfección con la llegada de la noche. Entradita ya la madrugada, Carmen se puso aún más cómoda con este minivestido e incuso unas deportivas que le ayudaron a darlo todo en la pista de baile donde se marcó esta salsita con el periodista Rodner Figueroa. ¡Menuda marcha!

Risas, ilusión, diversión y muy buen rollo fue lo que se respiró en este enlace que llega después de 11 años de feliz relación, cumpliendo el gran sueño de los enamorados. Su objetivo era hacer una gran fiesta entre amigos y seres queridos y el resultado no pudo haber sido mejor. Muchísimas felicidades a los recién casados en esta nueva y hermosa etapa que emprenden como pareja y gracias por compartirlo con todos nosotros. ¡Qué vivan los novios!