Una vecina captó imágenes del rapero de raíces mexicanas y puertorriqueñas, que acababa de salir de la cárcel por la amenaza de la COVID-19.

Por Mayra Mangal
Mayo 12, 2020
Anuncio

El rapero Daniel Hernández, mejor conocido como Tekashi 6ix9ine sigue dando mucho de qué hablar. Luego de ser liberado de la cárcel donde purgaba una condena de dos años por crimen organizado, el muchacho nacido en Brooklyn de sangre mexicana y puertorriqueña apareció en las redes presumiendo tremendos fajos de billetes y respirando aires de libertad. Sin embargo, el gusto le ha durado poco pues su vecina lo captó haciéndose las fotos, filtró su dirección y ahora él se ha visto obligado a mudarse de casa.

La entrada en cuestión apareció hace dos días y el artista de cabello multicolor se veía sonriente en el porche de una casa sacando la lengua y presumiendo sendos fajos de dólares en cada mano. "Defínanme en una palabra", exclamaba.

Paralelamente, una joven vecina que presenció todo desde su ventana lo grabó con su teléfono y el video se filtró a las redes. “¡Oh, Dios mío! Estaba en mi habitación. Y me doy cuenta de que Tekashi se ha mudado a la casa que hay detrás de la mía. Se estaba haciendo fotos en la terraza ”, exclamó la muchacha mostrando la escena.

Lance Lazzaro, abogado del artista, confirmó al sitio TMZ que debido a esto se le ha tenido que buscar una nueva residencia al cantante y que su paradero ya es del conocimiento del Gobierno.

Este es el video de Twitter en el que la vecina filma a Tekashi haciéndose las fotos en su balcón.

Su sencillo "Gooba", lanzado en YouTube hace tres días, suma más de 115 millones de vistas. Ahí, el artista presume este impactante collar de Finding Nemo hecho con diamantes y que según dijo le costó más de $750,000.

A Tekashi aún le quedaban varios meses de prisión por delante luego de ser arrestado en el 2018 bajo cargos por su afiliación con la pandilla Nine Trey Gangsta Bloods. Ante el prospecto de cárcel perpetua, se declaró culpable de los delitos que se le imputaban y en septiembre de ese año testificó en contra de sus propios excompañeros. Un juez federal lo sentenció a 24 meses de prisión.

Aun así, el artista de 24 años fue liberado antes de tiempo por ser asmático, condición que lo hace más vulnerable al coronavirus que ha contagiado a varios reos en Nueva York.

Sus excentricidades y sensacional historia le han valido una fama sin paralelo y una indiscutible popularidad en las redes. Además de batir récords con su nuevo sencillo, este fin de semana el sonriente rapero incendió las redes con una transmisión en vivo por Instagram, que fue vista por más de dos millones de seguidores. Ahí, el cantante aseguró que no tiene remordimiento alguno por haber traicionado a sus antiguos colegas y haber cooperado con la autoridades. Se nota.