El senador por Texas Ted Cruz, feroz crítico del Chapo Guzmán y motor detrás de la construcción del muro, fue captado vacacionando en México.

Anuncio

Más pronto cae un hablador que un cojo. O al menos así dice un viejo dicho. Y en el caso del senador por Texas Ted Cruz el adagio caería como anillo al dedo porque luego de años de apoyar con fuerza la erección de un muro para dividir físicamente a Estados Unidos con México se le ha visto recientemente refugiándose en el calor y las playas de tierras mexicanas.

El político de 49 años nacido en Calgary, Canadá, fue captado con su familia en el lujoso Nizuc Resort & Spa de Cancún durante las vacaciones de temporada navideña, según publica este jueves Pagesix.

“Estaba nadando con la camisa puesta. No se la quitó”, explicó una fuente a dicha publicación. “Estaba relajándose en la piscina, disfrutando a su familia. Estaba como muy casual. Fue irónico verlo ahí”.

El paradisíaco hotel Nizuc, en Cancún:

El senador republicano por el estado sureño ha sido uno de los miembros del senado más activos en el tema de la facilitación de recursos y construcción del muro al sur del país.

En febrero de 2019 Cruz -quien fue aspirante a la presidencia cuando el presidente Donald Trump buscaba la nominación- causó sorpresa al proponer que el gobierno federal confiscara la fortuna de Joaquín Guzmán Loera, -mejor conocido como “El Chapo” Guzmán- para usar dichos recursos en la construcción de la barrera fronteriza.

“Los fiscales de Estados Unidos están buscando $14,000 millones en ganancias por el tráfico de drogas y otros bienes materiales”, expresó Cruz por medio de un tuit aprovechando el anuncio de que el capo de sinaloa había sido encontrado culpable de los 10 cargos que pesaban en su contra en un largo proceso judicial. “Aprobemos la legislación EL CHAPO para hacer que El Chapo pague para asegurar nuestra frontera”.

Las noticias de la sorpresiva visita de Cruz a México no deber extrañar a quienes conozcan al senador Cruz. Bien es sabida su pasión por el debate y por lavantar ámpula. Incluso su humor involuntario ha hecho olas.

Un ejemplo es un tuit que publicó en abril pasado para sugerir que la empresa Disney donara $5 millones para ayudar a reconstruir la histórica catedral gótica de Notre Dame, en París, tras un devastador incendio.

“Chico, eres tan gracioso como aterrador”, exclamó uno de muchos usuarios de Twitter en reacción a su comentario. ¿Sería un cumplido?