La cantante jura y perjura que el DJ la tocó indebidamente durante una sesión de fotos antes de un concierto, y por eso no está escatimando esfuerzos para ir con todo en contra de él.

Anuncio

Taylor Swift no está escatimando esfuerzos para hacer valer su caso en contra del DJ David Mueller quien, a quien está demandando por agresión sexual. Por eso esta semana, la cantante detuvo su apretada agenda de trabajo, para estar en a corte durante en cada fase del juicio que se realiza en Denver Colorado: desde la sesión para elegir al jurado hasta la presentación de los argumentos de apertura.

Según reportó Associated Press, Taylor Swift llegó a la audiencia de ayer vestida con una chaqueta negra y una blusa con cuello alto, y se sentó junto a sus abogados. Uno de ellos, Douglas Baldrige, comenzó sus argumentos diciendo que estaban allí para probar que el acusado había toqueteado indebidamente a su cliente, antes de un concierto en Colorado en el 2013.

Baldrige argumentó qué razón podría tener su cliente para mentir sobre este tema, y agregó: “Esta es la única historia que tenemos que contarles, que el señor Mueller le tocó el trasero (a Taylor Swift).

El caso quizás no hubiera llegado a ser del dominio público sino es porque, después de que la cantante se quejara y él fuera despedido de su trabajo, él decidió demandarla por difamación, pidiéndole una indemnización de $3 millones. La estrella entonces lo contrademandó por acoso sexual.

Al presentar su demanda, meses atrás, Swift explicó que lo estaba haciendo porque él le “agarró el trasero y me quedé en shock. Parada. Apenas fui capaz de decir ‘gracias por venir', que es lo que le digo a todo el mundo”.

La defensa de la intérprete de “Bad Blood”, tiene los testimonios del guardaespaldas de la estrella, Greg Dent, quien declaró que había visto a Mueller levantar la falda de Swift. Así mismo tienen el testimonio de la fotógrafa de Swift, Stephanie Simbeck, quien le habría comentado que “ese tipo” la había agarrado por detrás.

Taylor Swift

“No fue un accidente, fue completamente intencional, y nunca he estado tan seguro de nada en mi vida”, dijo Swift durante una declaración.

Se espera que el juicio dure entre 1 y 2 semanas y que tanto la demandante como su supuesto abusador testifiquen. Si gana Swift, lo único que ha pedido es $1, cifra que ha descrito como simbólica, pues asegura que lo único que quiere es que su caso sirva como ejemplo a otras mujeres que han sufrido abusos de esta manera.

¿Con qué canción de Taylor Swift te identificas más?