La dama del buen decir hizo unas revelaciones impactantes al asegurar que su rodilla sanó gracias a una intervención alienígena. Aquí los detalles.

Por Nuria Domenech
Mayo 09, 2021
Anuncio

En el programa Sale el sol, Talina Fernández reveló que en el pasado, gracias a unas amigas se enteró de que había unos supuestos extraterrestres que se dedicaban a sanar personas de sus dolencias y a ella terminaron curándole una rodilla fracturada.

"A mí me curaron en el Ajusco unos hombres alienígenas. El lunes llego a Televisa y me dicen que los teléfonos están bloqueados de gente que quiere saber en dónde te curan con las manos unos extraterrestres. Pasó eso y sintiéndome muy mal, en la noche me habla mi mejor amiga y me dice que había ido a Toluca, se le ponchó la llanta y mientras la arreglaban estaba tomando un café y se le acercó un hombre pelirrojo, todo rojo y que a él lo habían curado unos alienígenas", contó.

Su amiga le dio el número de teléfono de este señor, quien se ofreció en llevarle ante ellos: "Llegó el día de la cita, llega el hombre rojo y yo con la rodilla amolada. Nos vamos, llegamos, me bajo y México se veía abajo, pudo haber sido el Ajusco. Pasamos por una taller de vestidura de coche, entramos a una casa humilde donde estaban dos hermanos con jorongos mexicanos, un pizarrón y un cuarto como con veinte hombres de negro", aseguró.

Talina Fernández
Credit: NTX Fotos

Cuando ella les comentó que en Televisa querían conocerlos para que curaran a las personas, ellos dijeron que no podían curar a todo el mundo y al comentarles que le dolía una rodilla, escuchó cómo hablaban entre ellos: "uno dijo a otra persona, '¿qué dices, le operamos? Es por la parte afuera…', pensé que me iban a anestesiar, saqué un cigarro para estar alerta y empiezo a sentir la pierna helada y ellos con los ojos cerrados movían las manos. Terminaron y empezaron a eructar, me levanto el pantalón y la pierna perfecta".

Talina Fernandez
Credit: NTX Fotos

Después recordó: "pasado el tiempo voy con un doctor porque me torcí una pierna y me dice: '¿cuándo te rompiste la rodilla?' y yo de: 'no, nunca'. Me enseñó que sí había estado rota, era la que me habían operado los extraterrestres".