En la recta final de su embarazo la cantante se encuentra muy ansiosa y pide ayuda para poder tender la mano a las familias que trabajan para su Isabella Café.

Anuncio

Muy nerviosa y con mucha ansiedad. Así se encuentra en estos momentos Sherlyn. A través de sus redes sociales, la cantante confesó la impotencia y el dolor que siente al ver como su negocio, Isabella Café, en México, se ha visto duramente afectado por la crisis del coronavirus.

El local ha tenido que cerrar su atención directa al público lo que significa que muchas familias que trabajan para este restaurante se vean directamente afectadas a nivel económico.

En un mensaje desesperado, la cantante ha contado sincera la compleja situación que atraviesa. Una preocupación que se produce en la recta final de su embarazado.

Para poder hacer frente a los gastos e intentar salir a flote mientras la crisis apremia, desde Isabella Café sus empleados han solicitado ayuda a sus clientes. Si bien el negocio no puede recibirles por motivos obvios, les invitan a que hagan sus encargos de comida, ya disponibles para quienes lo precisen.

Una iniciativa extraordinaria que puede ayudar a salir del paso a esta familia que han formado. “Cuando lo vi no podía parar de llorar, me eché a llorar delante de mis papas, no podía más”, explicó la artista quien además compartió el emotivo video de los trabajadores.

Pero como buena luchadora que es, después de derramar unas lágrimas prometió no venirse abajo y ya está manos a la obra para lanzar nuevas ideas y situaciones que ayuden a esas familias a salir adelante. “Saben que soy lo más positivo que hay y no me quedo en esa energía mucho tiempo. Ya lloré, ya todo, y hoy ya nos pusimos mis socias y yo a idear cosas nuevas para adaptarnos a esta situación que estamos viviendo”, expresó decidida.

¡Todo nuestro apoyo y buena energía en estos momentos, querida Sherlyn!