La actriz mexicana pidió a sus seguidores ser más conscientes del impacto negativo que pueden llegar a tener los mensajes que se vierten en aplicaciones como Instagram.
Anuncio

Las redes sociales pueden convertirse en peligrosas armas de comunicación si no se usan de la manera correcta. Las críticas y los comentarios que se vierten con excesiva facilidad en este tipo de espacios virtuales pueden terminar pasando factura hasta a la persona más segura.

Esto fue lo que le sucedió recientemente Sherlyn tras compartir unas imágenes en la playa que llevaron a algunos de sus seguidores a creer que estaba de nuevo embarazada.

"Yo he trabajado mucho el amor propio y el tema de amar el cuerpo que cuando yo me paro en un espejo yo siempre me veo preciosa, yo siempre me veo y digo: 'Gracias Dios por estas piernas que me llevan a todos lados, por estos brazos, por mis manos, por mis pompas, por las bubis que alimentaron a mi hijo durante un año'. Neta yo le tengo como demasiado amor al cuerpo, pero ahora que me fui a la playa muchos me pusieron aquí 'estás embarazada', y dije pues a lo mejor los demás están viendo algo que yo no veo", comenzó compartiendo la actriz mexicana de exitosas telenovelas como Una familia con suerte y Amores verdaderos.

Sherlyn, que recientemente celebró el primer año de vida de su hijo André con una gran fiesta, consideró que era muy importante tratar este tema con sus seguidores debido al impacto negativo que puede tener la opinión de otros sobre la vida de una persona.

"Me parece muy importante comentarlo porque la gente siempre tiene algo que decir sobre el cuerpo ajeno, 'ya estás muy gorda', 'ya estás muy flaca', 'seguro se operó', 'seguro nunca come', y soy el claro ejemplo de que los comentarios lograron crear una inseguridad", señaló.

Tal fue el grado de inseguridad que la mamá de André reconoció que se puso en manos de un especialista.

"Afortunadamente fui con un especialista y no me volví loca y dejé de comer ni nada por el estilo porque valoro mucho mi cuerpo, amo mucho mi cuerpo, sé que es el instrumento para poder acompañar, llevar, traer a André y entonces entre más sana mejor […], pero tengamos cuidado con lo que opinamos porque si en una chava que es supersegura como yo logra hacer ruido imagínense en una adolescente, en una chava con baja autoestima imagínense cómo le puede repercutir", advirtió a sus seguidores la intérprete de 35 años. "Así que digamos cosas amables sobre nuestro cuerpo y sobre los cuerpos ajenos y si no tenemos nada bueno que opinar no opinemos porque no sabemos por qué situación está pasando cada persona".