La tenista Serena Williams perdió el partido final y los papeles en el US OPEN donde rompió una raqueta e insultó al juez.

By Teresa Aranguez
September 09, 2018 11:04 AM

Serena Williams perdió la final del US OPEN y, según muchos, también los papeles en la pista de tenis donde se debatía contra la japonesa Osaka. La ganadora de 23 slams se enfrentó al juez de silla, Carlos Ramos, al que dedicó los adjetivos de "ladrón y mentiroso" ante la mirada atónita de los allí presentes.

Todo comienza con un llamado de atención a la tenista de 36 años cuando su entrenador Patrick Mouratoglou se le acerca, supuestamente, para darle un consejo sobre su actuación en pista. Tal gesto está totalmente prohibido en el reglamento e implica sanción, en este caso le supuso la pérdida de un punto.

Serena, muy molesta, se defendió asegurando que él sólo le había dado el ok con el dedo pulgar y nada más. Pero nada hizo cambiar la decisión del juez lo que enfadó muchísimo más a la tenista que acabó rompiendo una raqueta. Este segundo acto inapropiado le costó otro llamado de atención y un punto más a su rival.

Fue entonces cuando la deportista perdió los nervios por completo, se dirigió cara a cara al juez y le insultó. Visiblemente afectada, Serena ya no pudo parar y le dijo todo lo que sentía. "Yo no hago trampas para ganar. Preferiría perder. Sólo te lo digo. Me has robado, me debes una disculpa. Nuna hice trampas en mi vida, tengo una hija y sólo hago lo que es correcto. Eres un ladrón y un mentiroso", le dijo furiosa.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El tono de voz subió, el juez la penalizó por esas palabras quitándole un juego y Serena llegó a decir que se trataba de algo machista, que hay hombres que han soltado por su boca cosas peores y no les han castigado de la misma forma. "¿Me vas a quitar esto porque soy una mujer?", prosiguió alterada.

Al final llegaron las lágrimas y con la decisión del juez era imposible que Serena ganase el partido. Una situación que, sin querer, tuvo otra víctima, su contrincante y por tanto ganadora Osaka. Al ser proclamada vencedora del título no pudo evitar llorar, especialmente ante el apoyo y gritos de cariño a Serena. En su discurso final aseguró que hubiera preferido que las cosas acabaran de otra forma y agradeció, entre lágrimas, "que la gente viera el partido."

Advertisement