La tenista Serena Williams se pone un tutú negro en medio de un partido para protestar por el veto sufrido al no dejarle llevar un traje posparto.
Anuncio

Las pistas de tenis no se le resisten, su manejo con la raqueta le han colocado entre las favoritas del público y con toda la razón. Pero ahora que es madre y ha sufrido en primera persona lo dura que es la recuperación tras el parto, Serena Williams ha querido solidarizarse con todas las madres que pasan por lo mismo.

¿Cómo? Luciendo un traje especial durante su paso por Roland Garrós que llamó la atención de todos. El modelo era una indumentaria especial que le ayudaba a recuperar su forma física, especialmente tras las complicaciones que en su caso sufrió tras dar a luz a su hija Alexis Olympia.

“Para todas las madres que tuvieron una difícil recuperación del parto. Aquí está, si yo puedo, tú también”, escribía en su cuenta de Instagram. Sin embargo, la Federación Francesa de Tenis no le ha debido de gustar la idea y le han vetado ese traje en las pistas.

Un gesto que ha provocado la reacción inmediata de la campeona que, si bien no pudo llevar puesto ese modelo, lució un tutú negro en el US Open en protesta de esta decisión. Nike no tardó en publicar su indignación por este feo gesto con la ganadora de 23 Grand Slams que también llevó unas deportivas en las que se podía leer la palabra Queen (reina).

“Puedes scara al superhéroe de su disfraz, pero nunca puedes quitarle su superpoder”, escribió la multinacional americana en Twitter junto a una fotografía de la tenista llevando el traje que tenía intención de ponerse nuevamente.

Serena dio una gran lección al mundo con esta forma elegante de reivindicar una realidad de cualquier mujer que haya sido madre, sino que además ganó el primer partido del US Open con este tutú de creación propia en el que contó con la ayuda de la diseñador Virgil Abloh.