January 07, 2018 01:06 PM

Cuando la vida te pone a prueba, es cuando uno se para a reflexionar sobre ella. Selena Gómez es una de esas personas que tiene mucho que agradecerle al 2017 y ha querido hacerlo desde el lugar que más echa de menos y feliz le hace, su casa de la niñez.

En estos días de fiesta y familia, la actriz ha viajado hasta el hogar que le vio crecer y así lo ha compartido con una foto en su perfil de Instagram. Sincera, con cero maquillaje y ropa de estar por casa, la joven abre su corazón y comparte lo que verdaderamente es importante para ella en estos momentos.

“La casa en la que crecí, desde mi nacimiento hasta los 13 años (nadie estaba allí cuando llamé a la puerta esta vez). Visito este lugar cada vez que puedo. De muchas maneras puede que hubiera sido mejor que mi vida de ahora, pero estoy agradecida por una voz que me permite cambiar hoy. Incluso cuando no sé cómo hacerlo. Te amo Grand Prairie. Gracias”, escribe nostálgica.

La fama, ese privilegio que muchos ansían, no es tan bonita como puede parecer. Selena es una de esas celebridades perseguidas día y noche desde su debut en la televisión y el cine. Su vida, vigilada de principio a fin, poco tiene de privada, y a su agenda le faltan horas.

Su noviazgo con Justin Bieber es el ejemplo más claro de ello. Hace unos días acudían al gimnasio juntos bajo la atenta mira de los flashes sobre sus rostros. ¿Acostumbrados? No, más bien resignados. Si bien tienen una vida de privilegios, tal y como da a entender la también cantante de 25 años en su post, ser un juguete roto con una adolescencia no vivida en la normalidad, tampoco es la situación ideal.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Este año Selena ha vivido un problema de salud que le ha abierto los ojos y hecho valorar cada segundo de su existencia. El transplante de riñón al que se sometió supuso un antes y un después. Ya recuperada físicamente, esta situación también le ha hecho replantearse muchas cosas. Entre ellas, su vida sentimental. El desamor vivido con Justin, parece haberse reconstruído con más fuerza que nunca tras este doloroso capítulo.

El cantante de Baby, también descolocado en los últimos años por problemas de adicciones y ansiedad, ha encontrado su refugio en la fe, en la familia y en su gran amor, Selena. Seguro que con esta nueva visión de la vida y sabias reflexiones, el 2018 será un gran año para ambos.

You May Like

EDIT POST