Los sensuales y juguetones videos en Tik Tok han provocado que algunos se planteen los gustos del actor argentino. Esta ha sido su respuesta.
Anuncio

Lo de Sebastián Rulli y el Tik Tok ya se ha convertido en una necesidad. Verle bailar, imitar e interpretar papeles más allá de sus series es una auténtica gozada. Y no solo porque nos encanta como actor sino por la pasión y la gracia que le pone a cada capítulo.

Tal es su entrega que hay hasta quienes han dudado de su orientación sexual. En algunas de sus imágenes ha hecho de mujer, muy bien por cierto, y en otras ha movido la caderita al ritmo de la música. Así que no han faltado comentarios para todos los gustos.

¿Y qué piensa él de quienes cuestionan los suyos? Pues no ha tenido reparo en contestar, y de qué manera, a su colega Lourdes Stephen quien le hizo la pregunta directamente y sin anestesia.

"¡Ay no! ¿Por qué? Me divierto mucho", le contestó a la presentadora cuando le preguntó si le molestaba que dudaran de su virilidad. "Tengo muchísimos amigos (gays). Me encantan, los admiro, me divierto con ellos y creo que es una manera de honrarlos en esa parte tan necesaria de salir de donde quieran y como quieran y ser ellos", dijo bajo la atenta mira de su amada Angelique Boyer, que no pudo evitar reír.

Las risas y el sentido del humor es lo que precisamente les está ayudando a llevar esta cuarentena en casa. Si no fuera por eso sería más difícil. Lo bueno es que no solamente es el rey del Tik Tok sino que también nos hace disfrutar en la segunda temporada de El Dragón, ya estrenada en Netflix.

La acogida ha sido espectacular y él está encantado de la vida. "Estamos con muchísimo éxito, hoy por hoy número uno en México y muchísimos países del mundo. Fascinados con la respuesta del público y agradecidísimos con los comentarios que nos hacen", expresó emocionado.

Lo de si hay o no una tercera temporada es algo que no se puede desvelar hasta que no pase toda la situación relacionada con la pandemia. De momento nos quedamos con su gracia y salero en redes, ¡gracias Sebastián!