Anuncio

Sebastián Rulli aseguró que el haberse convertido en padre de Santiago hace casi ocho años le cambió la vida, pues entró más en conciencia de la responsabilidad que conlleva el educar a un hijo.

“Yo creo que todo ser humano tiene un antes y un después cuando es padre, y bueno, cada quien lo vive diferente, pero lo que sí es un hecho es que sí te hace entrar en conciencia de lo que realmente vale la pena, de que todo lo que haces tiene un sentido, de que es una imagen que das y que puedes ser un ejemplo a seguir, entonces tienes que hacer las cosas. Si eres una persona de bien, responsable, con esa capacidad para que quien te vea pueda seguir esos pasos con bien”, dijo a Mezcal TV.

Sebastián próximamente estrenará por Univision la telenovela Papá a toda madre, donde los televidentes podrán gozar de una faceta no tan conocida de él.

“Un personaje totalmente diferente a los que he interpretado anteriormente en televisión. Había hecho comedia en teatro, pero en pantalla muy pocos habían visto esta veta”, indicó. “Van a ver a un [personaje] despreocupado de todo, del dinero, de la vida en sí. No tenía peso en nada de lo que hacía, pasaba ligero, despilfarrando el dinero, teniendo a todo como accesorio y de repente le cae una bomba en su vida y cambia radicalmente”, contó.

En la historia, el actor comparte créditos con Maite Perroni, Raúl Araiza y la pequeña Regina, con quien ha construido una relación muy estrecha, pues es casi de la misma edad que su hijo, Santi.

“Lo que hacen los niños es enseñarte todo el tiempo cosas que igual tenías olvidadas. Como Sebastián, igual con Santiago, igual con Regina, estoy más abierto a disfrutar de las cosas sencillas, a compartir mucho más detalles que a veces uno los tiene olvidados”.

El actor argentino sabe que no hay una guía que puedas seguir para educar a un hijo. “Tratar de hacer las cosas bien, uno nunca sabe, no hay un manual del mejor papá ni del peor. Uno como ser humano tiene responsabilidades y las tomas o las dejas, y en este caso lo más bonito que tiene la vida es hacerse responsable y entender que la vida pasa muy pronto, y que con los niños te das cuenta, porque crecen de una manera tan rápida, y de repente ya estás platicando con ellos y discutiendo con ellos, pero tratando de ser el mismo, pero te tienes que ir acomodando”.