¡Es oficial! Meghan y Harry dejan de ser altezas reales, no aceptarán fondos públicos y pagarán ellos mismos la remodelación del Frogmore Cottage. Te tenemos los detalles del inusualmente cariñoso comunicado oficial de la reina que comprueba que, después de todo, una abuela es una abuela. Un día histórico que confirma la victoria de los duques de Sussex.

Por Nuria Domenech
Enero 18, 2020
Anuncio

¡Ya es oficial! La reina Isabel dejó claro en un comunicado del palacio de Buckingham la resolución del Megxit con un estilo muy cariñoso, personal y cercano, muy poco habitual en ella. Al fin y al cabo, ¡una abuela es una abuela!

El príncipe Harry y Meghan Markle ya no serán Altezas Reales, no recibirán fondos públicos y de esa forma alcanzan su soñada independencia de la monarquía. La noticia llega ni una semana después de la reunión que el pasado lunes enfrentó a Harry en un cara a cara con la soberana, su padre, el príncipe Carlos y su hermano, el príncipe William, ambos herederos a la corona en primer y segundo lugar en la línea de sucesión.

“Henry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de mi familia”, decía con un inusual tono la longeva monarca que aseguró entender “los retos que experimentaron por el intenso escrutinio” al que los duques de Sussex fueron sometidos desde su boda.

Isabel II agradeció en este histórico día todo el trabajo que la pareja hizo hasta el momento como representantes de la corona y tuvo un guiño hacia Meghan Markle, cuando aseguró que estaba “particularmente orgullosa de lo rápido que Meghan se convirtió en uno más de la familia”.

También les dedicó sus mejores deseos: “Es la esperanza de toda mi familia que este acuerdo les permita construir una nueva vida tranquila y feliz”.

Además el palacio aclaró en otro comunicado oficial lo agradecidos que estaban los duques con la reina y los restantes miembros de la familia real por el apoyo que les brindaban en esta nueva etapa de la vida.

Aunque no podrán volver a representar a la reina ni acudir a los actos militares, mantendrán sus títulos de duques de Sussex. Se mantendrán privados los asuntos que conciernen a la seguridad de la pareja.

A su vez, Harry y Meghan devolverán los gastos ocasionados en su reforma de Frogmore Cottage, en los terrenos del castillo de Windsor, que seguirá siendo su hogar cuando visiten el Reino Unido. Una victoria total para la joven y rebelde pareja que esta semana hizo temblar a la monarquía y terminó por conseguir su objetivo.