La retirada actriz colombiana –antes conocida como Maritza Rodríguez- se mudó hace menos de un mes al país, que hoy se encuentra inmerso en un conflicto armado.

Por Moisés González
Mayo 20, 2021
Anuncio

Buscando poder disfrutar de una vida plena como judía ortodoxa, Sarah Mintz –antes conocida como Maritza Rodríguez– y su familia se mudaron a mediados de abril a Israel.

"Se juntó el sueño de mi esposo, el sueño de que mis hijos crezcan en un lugar donde tengan la libertad de vivir como judíos con lo que conlleva una vida de Torá, que puedan tener la libertad de andar, simplemente de estar, de ser, y creo que este país le puede ofrecer a mis hijos un alto nivel de educación, un alto nivel de Torá, un alto nivel de amor por Israel y obviamente van a tener un nivel cultural grandísimo", explicó en su momento.

A menos de un mes de haberse instalado en el país, Sarah, su esposo y sus hijos mellizos se vieron sorprendidos por el conflicto armado que se desató hace casi dos semanas entre el Ejército israelí y el grupo islamista palestino Hamás con un intercambio de fuego que no cesa desde entonces y que ya se ha cobrado la vida de incontables civiles.

Sarah Mintz
Sarah Mintz en Israel
| Credit: Instagram Sarah Mintz

"Llegamos y a los menos de 20 días ya se había desatado todo esto", contó la que fuera villana de exitosas telenovelas de Telemundo como Perro amor, El rostro de Analía y Marido en alquiler en una reciente entrevista con el programa Al rojo vivo (Telemundo).

La retirada actriz, que fijó su residencia en Jerusalén, explicó que en la zona en la que ella vive la situación se encuentra mucho más tranquila que en otras partes del país.

"Todo se está viviendo mucho más hacia el sur del país, todo lo que es Tel Aviv, todo lo que está ahí alrededor, pero aquí en Jerusalén se están viviendo las cosas con mucha, mucha, mucha tranquilidad. No se oyen las sirenas, no ves a la gente así medio asustada, pero sí se siente solo. Las calles muy vacías, comercios cerrados. Se nos dice que salgamos a lo necesario y realmente hemos hecho esto. Las escuelas no han cerrado aquí en Jerusalén", detalló.

A pesar de la incierta situación que se está viviendo en el país, la también heroína de exitosos melodramas como Silvana sin lana y La casa de al lado aseguró no sentir miedo.

"No, para nada, miedo no, la verdad no. Sé que no es fácil, yo te digo que uno tiene que aplicar lo que aprende, aquí es donde uno realmente tiene que darse cuenta cómo espiritualmente uno ha crecido. Lo único que se me ocurre pensar todo el tiempo es estoy en manos de Dios".