Britney Spears intervino en la vista judicial en la que quiere recuperar el control de su vida de manos de su padre, quien hasta el día de hoy mantiene una estricta supervisión sobre la cantante.

Anuncio

Tras años de silencio acerca de la tutoría legal que ejerce su padre sobre su vida, la cantante Britney Spears suplicó en una intervención por teleconferencia en un tribunal de Los Ángeles que la justicia le permita recuperar el control de sus asuntos.

"Quiero recuperar mi vida", dijo Spears en un emotivo testimonio, en el que aseguró que quienes deciden sobre ella la hacen sentir como una esclava. "Llevamos 13 años y ya es suficiente".

Este miércoles, horas antes de la vista judicial, el diario The New York Times destapó nuevos detalles sobre el control que mantiene el padre de Spears sobre la cantante, de quien es tutor legal desde el 2014, cuando fue internada en un hospital psiquiátrico y perdió la custodia de sus hijos.

Según los informes judiciales inéditos publicados por el Times, Spears se opuso a que su padre, Jamie Spears, fuera nombrado como su tutor hace casi cinco años.

También "expresó que siente que la tutela se ha convertido en una herramienta opresiva y controladora en su contra", declaró al citado medio un investigador judicial.

Britney Spear y Jamie Spears
Credit: Steve Granitz/WireImage; VALERIE MACON/AFP via Getty Images

El sistema tenía "demasiado control", dijo Spears. "¡Demasiado, demasiado!"

De acuerdo con los documentos sacados a la luz, la artista de 39 años informó al investigador que quería que se terminara la tutela lo antes posible.

"Está harta de que se aprovechen de ella y dijo que ella es la que trabaja y gana su dinero, pero todos los que la rodean están en su nómina'', escribió el investigador.

britney spears bicicleta
Credit: Photo © 2020 Coleman Rayner/The Grosby Group Spain

Los informes publicados aluden, además, a su falta de independencia financiera, a cómo las personas que rodean a la cantante han controlado sus gastos y que se mantiene acompañada de guardias de seguridad en todo momento.

Otro de los detalles revelados fue que una asistente determina cuándo la cantante puede usar su tarjeta de crédito y que Spears solo recibía un pago semanal de $2,000 por su espectáculo en Las Vegas, que genera millones.