El padre José de Jesús Aguilar habló recientemente con la actriz mexicana y le ofreció su ayuda para mediar en su conflicto con el actor mexicano. ¿Qué le dijo Geraldine?

Por Moisés González
Febrero 27, 2019
Anuncio

El mediático divorcio de Geraldine Bazán y Gabriel Soto ha alcanzado tal magnitud en las últimas semanas —especialmente a raíz de la publicación del video en el que la actriz mexicana acusa a la actual pareja de su exesposo, la guapa rusa Irina Baeva, de haberse burlado de ella como mujer mientras aún estaba casada con Soto— que hasta se ha convertido en tema de conversación dentro de la Iglesia Católica mexicana.

El padre José de Jesús Aguilar, quien tiene una fuerte presencia en los medios de comunicación, aseguró recientemente en una entrevista para Grupo Fórmula que está dispuesto a intervenir para que este conflicto termine en los mejores términos por el bien de todos.

Tanto es así que el sacerdote ya habló con Geraldine y le ofreció sentarse a “platicar” tanto con ella como con Gabriel —los tres juntos— para hallar una pronta solución.

“Yo platiqué con ella porque precisamente el jueves pasado filmaron en la parroquia un capítulo de Nosotros los guapos y ella llegó y cuando entró dijo ‘padre tuve un déjà vu'. Efectivamente, porque ahí bautizaron a sus pequeñitas, entraron los dos juntos. Y yo le pregunté ‘oye ¿cómo te sientes?'. Y ella me dijo ‘me siento muy tranquila porque yo creo que estoy haciendo lo que tengo que hacer' “, contó.

Fue entonces que el padre José de Jesús le hizo saber a la reconocida actriz mexicana su deseo de intervenir en el conflicto para poner punto final a todo lo que está sucediendo entre Gabriel, Irina y ella.

“Y dije ‘ojalá que un día podamos platicar los tres para que si esto no va a funcionar pues que terminen en los mejores términos' porque de mi parte está eso, no puedes obligar a que una persona que no se ama viva con otra, pero sí puedes ayudar a que las cosas tengan un término adecuado por respeto a ambos y también por los hijos, y por supuesto no permitir que gente que no forma parte del problema intervenga”, aseguró el sacerdote.