Así habló Rosie Rivera con sus hijos sobre el abuso sexual que ella sufrió cuando era menor de edad y las señales de alerta para que ellos nunca sean víctimas

Por Lena Hansen
Abril 14, 2021
Anuncio

Rosie Rivera fue abusada sexualmente a temprana edad por su excuñado José Trinidad Marín, quien fue esposo de su hermana Jenni Rivera y es el padre de su sobrina Chiquis, quien también fue víctima de Marín siendo una niña. Rosie ha sanado las heridas de esta traumática experiencia y habla con sus hijos sobre el abuso sexual para que ellos reconozcan las señales de alerta y no vivan la pesadilla que ella vivió.

En entrevista con Despierta América (Univision) asegura que los padres deben hablar de estos temas con sus hijos para que entiendan que está mal y deben reportarlo si alguien intenta aprovecharse de ellos. "Depende de qué edad tienen, depende de lo que su mente puede procesar", dijo la hermana menor de la Diva de la Banda.

"Es muy diferente hablar con un niño de 4 años que con una niña de 18, pero para empezar con mi niño de 4 empiezo a hablarle de lo precioso y valioso que es su cuerpo. Eso es en pláticas casuales, hablando de cómo Dios lo formó y el valor que tiene su cuerpo, y también lo que es el tocar sano y el no tocar sano, lo sí y lo no, los lugares que podemos tocar y los lugares que nadie debe tocar".

Rosie Rivera
Credit: (Gregg DeGuire/FilmMagic)

Saber a escuchar a los niños y que ellos sientan confianza para expresarse es algo primordial. "Es una conversación continúa, a mi niña de 7 años le hago preguntas que tal vez pueden ser incómodas, pero son necesarias", afirma. "Por ejemplo: ¿alguien te ha herido? ¿alguien te ha hecho daño? Esas preguntas quitan culpabilidad de la niña y ella sabe que ella sería la víctima. Más que nada las escucho cuando me quieren contar cualquier cosa y ellas saben que mami las va a escuchar y les va a creer".

Rosie Rivera
Credit: (Gonzalo Marroquin/Getty Images for Festival People en Español)

En su caso, Rosie Rivera sufrió "abuso sexual, manoseo", y añade sobre Trinidad Marín —quien está en la cárcel— "intentó violarme y gracias a Dios no pudo porque grité y fue cuando él amenazó de matar a mi hermana".

El abuso fue físico y emocional. "Aparte de tocar, psicológicamente me afectó muchos años porque robó mi voz y me hizo cuestionarme a mí, que yo era la que le hacía desear eso por la forma en que yo me vestía o que yo actuaba y era una niña de 8 años", recuerda. "Aunque el tocar duró hasta los 11 años, psicológicamente, emocionalmente y espiritualmente me afectó por muchos años más".