La hermana de Jenni se convirtió una semana más en la indiscutible protagonista del reality show de Univision. Tenemos todos los detalles.

By Moisés González
August 20, 2018 07:19 AM

Una semana más Rosie Rivera se convirtió en la indiscutible protagonista de Mira quién baila (Univision). La hermana de la fallecida cantante Jenni Rivera vivió una montaña rusa de emociones durante la cuarta gala del show de competencia de baile que transmitió este domingo Univision. La noche comenzó fuerte para la oradora motivacional luego de que el programa transmitiera unas imágenes de sus ensayos en las que Rosie se negaba a la que la grabaran ya que estaba muy molesta con la producción del reality debido al supuesto trato de favoritismo que se le estaba dando al clavadista Rommel Pacheco, otro de las concursantes del programa.

“Cuando nominen a alguien que se lo merece dejaré de ser así. Y no me digan que no hay favoritismo con tal señor que solamente hace un flip porque tiene dos millones de clavados y creen que eso es bailar, con todo respeto no lo es. Este favoritismo cuando no estamos grabando hacia Rommel se está mostrando. Cuando a él le toca ser un nominado al señor le da vergüenza y no me puede ver a los ojos desde el primer duelo porque el señor sabía que yo le gané. Tal vez se puede ganar premios en el clavadista pero mejor bailarín que Rosie Rivera no es”, se puede escuchar decir a la hermana de Jenni durante la grabación que emitió anoche el programa.

Muy apenada por despotricar injustamente no solo contra Rommel sino también contra el carismático presentador y comediante Paul Stanley –aunque sobre este último el programa no emitió ninguna imagen–, Rosie decidió frenar por unos minutos el ritmo normal del show para pedir públicamente disculpas a sus compañeros, a quienes invitó a subir al escenario para poder dedicarles unas palabras.

“Cuando yo hablo me gusta hablar a cara, frente a frente, no me gusta hablar mal de la gente y como esta es la revancha de Rosie quiero decírselos a su cara. Estaba muy enojada y me equivoqué. Y les quiero pedir perdón. No debería dejar que mis emociones me controlen así”, se sinceró la hermana de Jenni, quien acto seguido se dirigió uno a uno a sus compañeros.

“Rommel eres una gran persona. Eres el que más ensaya, en todo lugar te vemos bailando, tú le echas ganas y no tengo nada contra ti. Tal vez mi coraje me hizo decir eso, pero yo a ti te quiero y quiero que esto por favor me lo perdones porque veo a un hombre que le echa ganas y con todo y haces los mejores flips. ¿Me enseñas a hacer filas?”, se disculpó Rosie.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La empresaria, que se define en redes como una ‘conferencista, portavoz de la mujer abusada, evangelista e hija de Dios’, también dedicó unas sinceras palabras a Stanley.

“Paul no lo dije y no se vio, pero también hablé de ti. Y créeme que me duele porque me caes superbien y quiero mucho a tu novia. Y no la quisiera perder por un momento en que Rosie se perdió. Así soy, creedme no lo escondo, tengo un lado muy bueno y un lado muy malo, pero te has merecido tu lugar. Te has merecido que te ame el público, te he visto esforzarte gala tras gala y no quiero nunca decir que soy mejor bailarina que tú y que estás aquí por ningún otro motivo más que tú le has echado ganas. Sinceramente Paul perdón”, expresó Rivera.

Como todo unos caballeros, Rommel y Paul aceptaron las disculpas de Rosie y el asunto no pasó a mayores.

Rivera, que a pesar de perder su duelo este domingo contra Irina Baeva sigue en la competencia ya que la actriz rusa le cedió su lugar tras renunciar al programa debido a un problema de salud, vuelve a estar nuevamente sentenciada, por lo que la próxima semana tendrá que medir fuerzas en la pista de baile contra Rommel, quien curiosamente fue uno de los concursantes de los que habló mal.

La última palabra, como siempre, la tendrá el público.

Advertisement


EDIT POST