Las alegaciones de maltrato han aparecido en el juicio por la demanda de Blac Chyna a la familia más famosa de la televisión por más de $100 millones.
Anuncio

Alrededor de cinco años después de haber terminado su relación con Rob Kardashian, la batalla legal entre Blac Chyna y la familia de su hija finalmente llega a los tribunales. Ahora un juzgado deberá decidir si la controversial modelo tiene derecho a los más de $100 millones que exige de la madre y hermanas de su expareja.

En el 2017, la exstripper presentó una demanda contra la familia más famosa de la televisión, alegando que varios de sus miembros, incluyendo la matriarca Kris Jenner, influenciaron en la cancelación del reality que protagonizaba junto al padre de su hija, Rob & Chyna, tras la primera temporada. Lo cual, según Angela White – nombre de pila de la demandante – resultó en una pérdida millonaria de ingresos.

Por supuesto que, tanto la mamá, como las hermanas de Rob - Kim, Khloé y Kylie Jenner - se están defendiendo de las acusaciones. A través de su abogado Michael Rhodes, la familia negó los señalamientos y enfatizó que la única razón por la que intervinieron en la relación entre Rob y Chyna fue porque estaban preocupadas por el bienestar del único varón de la familia.

"La señorita White quería algo. Quería ser una de ellas…", declaró el abogado en su intervención en la apertura del juicio, según People. "Quería ese nombre. La evidencia les demostrará que la señorita White diría y haría lo que fuese para formar parte de esta familia".

Rob Kardashian And Blac Chyna At Sky Beach Club
Rob Kardashian & Blac Chyna
| Credit: Photo by Gabe Ginsberg/Getty Images

El abogado enfatizó que hace alrededor de cinco años, la expareja protagonizó una violenta pelea justamente el día que se anunció la segunda temporada de su reality. El incidente, aparentemente, estuvo tan subido de tono que el novio de Kris, Corey Gamble, tuvo que interponerse para acabar con los gritos. Asimismo, aseguró que la segunda temporada de su programa no se realizó debido a que la relación entre la expareja estaba completamente "descarrilada".

Además, Rhode adelantó que la evidencia mostrará detalles de la turbulenta relación entre los padres de Dream Kardashian.

"[Un amigo] vio a la señorita White ponerle una pistola en la cabeza [a Rob]", declaró el abogado, aclarando que desconocía si el arma estaba cargada, según el Daily Mail. "También puso un cable de teléfono alrededor de su cuello y lo jaló".

Rhode rehusó a mencionar a la exbailarina por su nombre artístico, asegurando que Blac Chyna era su nombre artístico, pero que "la sala del tribunal no es un escenario".

2019 E! People's Choice Awards - Arrivals
The Kardashians
| Credit: Photo by: Amy Sussman/E! Entertainment/NBCU Photo Bank

El abogado señaló que la relación entre Rob y Chyna se terminó el 14 de diciembre del 2017, luego del violento altercado, y que los examantes jamás volvieron a ser pareja.

Además, enfatizó que Chyna no tenía un contrato con la familia Kardashian, sino con la cadena de televisión E! Entertainment, por lo que, como productoras ejecutivas, la cancelación del show también les costó dinero a Kris y a sus hijas.

"Actuaron en contra de sus propios intereses financieros para proteger a alguien a quien aman", dijo el abogado.

Según sus declaraciones, Chyna recibió $100,000 por parte de la cadena como pago por la cancelación y $370,000 adicionales para grabar pietaje que podría ser usado si la relación con Rob se reanudaba, pero si no volvían, las escenas podrían ser utilizadas en el reality familiar Keeping Up with the Kardashians.

A través de su abogada Lynne Ciani, la demandante negó todas las acusaciones en su contra y aseguró que Rob y ella seguían siendo pareja, y contrario a lo que la otra parte alegaba, Chyna sí le rompió la camisa a Rob, pero fue en un acto de pasión.

La abogada agregó que debido a la cancelación del show, su clienta perdió la posibilidad de ganar millones de dólares en presentaciones y publicaciones en sus redes sociales.

El juicio continuará en una corte de Los Angeles y entre los posibles testigos a tomar el estrado, se encuentra Ryan Seacrest, exproductor ejecutivo del reality.