Empleados del palacio se percataron del robo cuando buscaron una medalla que se usaría en un desfile en honor del cumpleaños de la monarca.

Por Mayra Mangal
Diciembre 02, 2020
Anuncio

Pasa hasta en las mejores familias. La reina Isabel II y otros integrantes de la familia real británica fueron víctimas de un "robo hormiga" que ocurrió sistemática y lentamente durante meses. Increíblemente nadie se percató hasta que notaron la ausencia de una medalla que se usaría en un desfile en honor del cumpleaños de la monarca.

El viceadmiral Master Tony Johnstone-Burt contó que se dio cuenta de que la insignia no estaba en su sitio cuando fueron a buscarla para usarla en el desfile Trooping the Colour. Dicha celebración se lleva a cabo anualmente para celebrar el cumpleaños de la reina, según detalla un comunicado citado por la cadena BBC, en Londres.

Posteriormente y para sorpresa de todos, empleados de Buckingham notificaron que algunos de los objetos habían sido subastados por internet.

Lo que siguió fue una investigación que determinó que "una cantidad importante" de objetos habían sido sustraídos del palacio. En total 37 objetos fueron hurtados de varios puntos de Buckingham, incluyendo los casilleros del personal, la boutique oficial de la reina y los cuarteles del Duque de York. Su valor fluctuaba entre los $13,000 y los $133,000 dólares, según afirmó el fiscal Simon Maughan.

Uno de los objetos robados era una valiosa medalla militar que se usaba durante el desfile de Trooping the Colour, que año tras año se celebra en honor del cumpleaños de la reina.

Reina Isabel II
Credit: Chris Jackson/Getty Images

Hace décadas la monarca misma paseaba en su caballo y con vestidura de gran gala militar en el desfile, pero en años recientes solo lo observa desde el balcón del palacio de Buckingham.

reina Isabel II
Credit: Tim Graham Photo Library via Getty Images

Entre los objetos hurtados figuraban un álbum de fotografías de una de las visitas oficiales del presidente Donald Trump al Reino Unido cuyo valor se estima en unos $2,000; unas fotos oficiales de Meghan Markle y el príncipe Harry, Duques de Sussex; y dos medallas: la Companion of Bath —que el ladrón consiguió vender en línea— y la Commander Royal Victorian Order.

El culpable del hurto resultó ser Adamo Canto, un asistente del servicio de banquetes de palacio, de 37 años. El sujeto realizó el robo hormiga entre el 11 de noviembre del 2019 y el 7 de agosto del 2020.

Canto admitió su culpabilidad ante un Tribunal de Westminster donde se le acusó de tres cargos de robo. Se espera que sea sentenciado próximamente en el Tribunal de Southwark Crown.