Los príncipes reales parecen haberse dado una segunda oportunidad. El hermano mayor ha visitado a su sobrino Archie Harrison y así han firmado la pipa de la paz.

Por Teresa Aranguez
Mayo 16, 2019
Anuncio

Dicen que la llegada de un bebé siempre trae lo mejor. Pues parece que esto podría ser una realidad en la casa real británica. Tras meses de distanciamiento y encontronazos, parece que los príncipes Harry y William han tenido un emotivo encuentro.

Por fin los duques de Cambridge han visitado a su sobrino Archie Harrison y han quedado enamorados. La visita de Kate Middleton y su esposo tenía lugar este martes en la residencia de los duques de Sussex, Frogmore Cottage.

Tal y como apunta nuestra revista hermana PEOPLE, el nacimiento del bebé ha sido un motivo de unión y acercamiento de los hijos de Lady Di, que no pudieron evitar contener la emoción ante el entrañable encuentro familiar.

“William y Harry quieren que sus hijos disfruten de sus primos y hagan cosas juntos, así que trabajarán para que su relación mejore. Los hermanos cambiarán su relación y mirarán hacia el futuro”, ha dicho una fuente cercana a la familia real a la revista.

Los rumores de su enemistad comenzaron cuando se dijo que William había advertido a su hermano pequeño de la rapidez con la que Meghan y él llevaban su romance. Algo que no pareció sentar nada bien al recién convertido en papá.

Su relación empezó a ir de mal en peor, algo que ha preocupado a muchas personas. “Es una pena”, ha dicho a PEOPLE un conocido de la familia. “Había mucha fuerza en esa unión de los cuatro”, prosiguió refiriéndose a los dos jóvenes matrimonios.

Pero, una vez más, los egos, las cuñadas, los malentendidos y tensiones de otro tipo no han hecho posible que su relación se mantuviese tan intacta como en el pasado. Sin embargo, allegados a ambos aseguran que todo volverá a ser como antes.

“No hay duda de que ellos siempre estarán ahí el uno para el otro cuando se necesiten”, explica esta fuente a la revista. “Quizás tardarán un poquito más en acercarse del todo, es otro estado de crecer y madurar. A veces tienes que romper algo para luego volver”, ha concluido positivamente.

La llegada del pequeño y la unión que tendrá con sus primos seguro que es un empujón más grande para que la relación vuelva a ser la que era y la que su madre hubiese querido. ¡Qué así sea!