Por Redacción People en Español
Febrero 14, 2019
Anuncio

No hay nada ni nadie que haga que Raúl de Molina se desvíe de su propósito de bajar de peso, ni tampoco existe ninguna razón para no festejar con su esposa Millie de Molina el día del amor. Por eso el conductor de El Gordo y la flaca (Univision), quien se encuentra recluido en una clínica tomó una drástica decisión. “Inscribí a mi esposa aquí por dos semanas y vamos a pasar el día de los enamorados aquí”, dijo de Molina quien desde hace tres semanas está viviendo en Pritikin Longevity Center, un Spa especializado para bajar. “Voy a comer lo mismo de todos los días, ahora me voy a comprarle un regalo a la tienda Saks Fifth Avenue, ya le compré una postal de CVS con una Minnie y Mickye Mouse y vamos a hacer ejercicio. Ella está en 129 libras y ella quiere pesar 120 libras”.

En el tiempo que lleva viviendo en el hotel, de Molina ya ha rebajado casi 30 libras, lo ha logrado gracias a la intensa rutina de ejercicios que realiza diariamente y por supuesto, gracias a la comida balanceada que ingiere en el lugar. “Aquí es como un hotel es un Spa y tengo un cuarto grande que tiene un comedor”, finaliza.

¡Adiós las calorías con mucho amor!