El presentador de El gordo y la flaca (Univision), Raúl de Molina tuvo la oportunidad de visitar personalmente el restaurant y compartir unos días con el chef en las viñeras en Italia.

Por Carolina Trejos
Junio 27, 2019
Anuncio

El chef argentino Mauro Calagrego está siendo reconocido mundialmente. Su restaurante, Mirazur, ubicado en el sur de Francia, ha sido coronado el mejor restaurante del mundo.

Mirazur obtuvo el primer puesto en la competencia anual organizada por los 50 mejores restaurantes del mundo. El establecimiento fue elogiado por varios de sus platos, incluidas las ostras, y los trozos de remolacha con crema de caviar.

raul-de-molina-y-chef-mauro-colagrego-.png

El presentador de El gordo y la flaca (Univision), Raúl de Molina tuvo la oportunidad de visitar personalmente el restaurant y compartir unos días con el chef en las viñeras en Italia.

“Mauro revolucionó la cocina francesa que había tenido un bajón, ya que no habían podido lograr el codiciado premio, de mejor en el mundo, por muchos años. El Bullí en España, Eleven Madison Park en Nueva York, Noma en Dinamarca, Ostrería Francesca en Italia son algunos de los ganadores en los últimos años. Fue este inmigrante argentino con su comida ligera y fresca con especias que siembra en una propia huerta, frente al restaurant quien recuperó para Francia el trono gastronómico”, compartió De Molina con People En Español. “También fue el primer extranjero en recibir tres estrellas Michelin dentro de la Republica Francesa”.

restaurante-marizur-raul-de-molina3-1.jpeg

¿Qué pensó el gordito De Molina sobre la comida?

Las ostras, los trozos de remolacha afeitada con caviar, el pichón poco cocinado, una tarta terminada con flores y hierbas que parecían un arreglo floral, los caramelos que te los comes con el plástico que los envuelve y mi favorito el carro de quesos, un baúl [cerrado] que cuando lo abren sobre los cuatro costados parece de una obra mágica.

restaurante-marizur-raul-de-molina2.jpeg

Sobre el ambiente…

Los camareros no llevan tuxedo, pero unos trajes del mismo tono azul que el mar de la Riviera Francesa que se aprecia en las grandes ventanas de cristal que le dan la vuelta a todo el edificio.

Es lo que tiene que ser un restaurant del siglo XXI; donde la formalidad tradicional se ha cambiado por la elegancia casual. Inmigrando de un país donde las crisis financieras y la corrupción son conocidas en todo el mundo, pero donde han logrado también coronarse como los más importantes de este planeta. Messi en el fútbol, el Papa Francisco en la religión y ahora Mauro Calagreco en la gastronomía.

restaurante-marizur-raul-de-molina4-1.jpeg

¿Qué hizo a Mirazur el mejor del mundo?

Aparte de las vistas inigualables de la Riviera Francesa, tres niveles de huertos en cascada que producen los productos más dulces y un equipo de cocineros increíblemente talentosos.

El restaurante abrió sus puertas en 2006 y ahora tiene tres estrellas Michelin.