March 20, 2018 08:53 AM

A finales de febrero Raúl de Molina se internaba en un centro de rehabilitación con el objetivo de bajar de peso. “Diciembre 31, los que me vieron les dije que iba a perder 40 libras. Me lo metí en la cabeza y dije ‘oye, ya es el momento de hacerlo’. Peso de todas formas casi 70 libras menos de cuando comenzó el programa El gordo y la flaca hace 20 años, pero hablé con mi esposa y le dije ‘no, Mili, yo tengo que hacer esto y hacerlo bien’. Me fui de la casa ayer y me metí en un lugar donde voy a estar internado por tres semanas. Voy a estar allí y me van a cambiar la vida de cómo yo comer, lo que yo tengo que hacer, ejercicio… Voy a aprender”, explicaba entonces.

Pasadas las tres semanas de internamiento, el presentador de El gordo y la flaca regresó por fin este lunes a su casa y lo hizo con un notable cambio físico a sus espaldas.

El estricto plan de comidas y ejercicios al que se enfrentó durante el último mes dieron finalmente sus frutos. El presentador concluyó su retiro con casi 25 libras menos, lo que equivale a unos 12 kilos aproximadamente.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Si bien aún le quedan otras 25 libras por adelgazar para lograr su objetivo inicial, de Molina no puede estar más feliz y contento con el resultado.

“Perdí casi 25 libras en tres semanas. Magnífico. Hoy salí y regresé a casa”, informó el presentador este lunes a través de Instagram.

Su compañera y amiga Lili Estefan celebró su triunfo en las redes sociales.

“Que mi gordo está más flaco. Ya ha perdido 28 libras”, escribió la presentadora de origen cubana junto a una foto en la que se aprecia el cambio físico de ‘el gordo’.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST