La presentadora de Un Nuevo Día fue atacada en redes por una imagen con su marido Carlos García pero la cubana no se quedó callada.

By Teresa Aranguez
August 24, 2019 11:39 AM

Justo cuando esta semana el programa Un Nuevo Día lanzaba una campaña contra el acoso cibernético, una de sus presentadoras ha vivido una serie de insultos en su propia piel en Instagram.

Rashel Díaz que se encuentra unos días disfrutando de las maravillosas playas de República Dominicana con su esposo Carlos García, ha sido víctima de comentarios desagradables contra su persona.

En una divertida foto la cubana se mostraba en una pose que posteriormente copió su marido. Todo siempre con la mejor de las intenciones y en clave de humor. Sin embargo, este gesto no pareció gustar a todos.

"No creo que como cristiana des ese testimonio, debes cuidar tu manera de vestir y ante todo exhibir tu cuerpo de esa manera", comenzaba una de sus seguidoras ante el sensual conjunto que llevaba la conductora.

Rashel no se quedó callada y contestó a este juicio de valor. "¡Un abrazo y bendiciones para ti! Hermosas tus palabras, tristemente han convertido el cristianismo en religión, no en una relación con Dios", expresó sincera.

La cosa no quedó ahí. Otra de sus seguidoras en esta plataforma no dudó en llamarle "ridícula" por este juguetón gesto que tuvo junto a su pareja. "Qué ridícula eres, ya estás vieja para esas ridiculeces", le escribió ofensiva.

Lejos de enfadarse y responder con mal humor, Rashel usó la educación y las buenas maneras, la mejor arma para combatir todo lo negativo. "Gracias por tu buen humor me hiciste reír mucho", añadió sin entrar en polémica.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Por supuesto, hubo más palabras positivas que ofensivas, pero este es un triste ejemplo de los insultos gratuitos que muchas personas, famosas o anónimas, viven día a día en las redes sociales.

Es por eso que Telemundo sigue promoviendo la campaña LosLeemos, a la que se han sumado los programas de la cadena con el fin de que estas actitudes y comportamiento acaben de una vez. Un mensaje al que nos unimos, siempre con el respeto por delante.

Advertisement