El capitán de la selección mexicana sigue en la lista negra del FBI por sus supuestos nexos con el narco; no recibirá salario por jugar en el Mundial de Rusia 2018.

Por Mayra Mangal
Junio 19, 2018
Anuncio

Rafael Márquez Lugo, capitán de la selección mexicana de fútbol continúa en la lista negra del FBI y no recibirá ni un centavo por jugar con la escuadra tricolor en el Mundial de Rusia de 2018.

El esposo de la modelo Jaydy Michel fue señalado como testaferros del narco en agosto del 2017. En la misma lista entró el cantante de música regional mexicana Julión Álvarez y desde entonces ambas celebridades se convirtieron en kriptonita pura dentro de sus respectivas esferas profesionales.

Según un explosivo reporte publicado este martes por The New York Times, Márquez, de 39 años, no recibirá un salario por jugar con el Tri -como se conoce a la selección de fútbol azteca- . También se le mantiene cuidadosamente al margen de cualquier situación, entrevista o presentación que pueda conectarlo con patrocinadores que tengan negocios o provengan de Estados Unidos.

A Márquez se le acusa de ayudar a cárteles de droga a lavar dinero, específicamente al que comanda Raúl Flores Hernández. El figurar en la lista negra del FBI le prohíbe hacer negocios o cualquier relación financiera con individuos, empresas y bancos norteamericanos.

Según la mencionada fuente, el alojamiento de Márquez es por separado del resto de la escuadra y que éste ha sido seleccionado con escrúpulos para que no haya conexión alguna con empresas norteamericanas. Quien haga negocios intencionalmente o aún de forma no intencionada podría recibir una multa de hasta 10 millones y 30 días de cárcel -en el primer caso- y y $1.5 millones, en la segunda instancia.

La delicada situación de Márquez es tan extrema que incluso cuando este domingo al jugar contra Alemania alcanzó la histórica marca de cinco Copas Mundiales jugadas, no recibió el premio especial que la firma de cerveza Budweiser está entregando a los jugadores más valiosos de cada partido.

Lo que es más, mientras que el resto de la selección luce sendos logos de distintas marcas que están apoyando financieramente al Tri, Márquez luce una camiseta prácticamente libre de todo símbolo, a excepción de su número y su nombre. La única marca que exhibe es Adidas y Puma, ambas con sede en Alemania, y que sí lo felicitaron por su quinta Copa Mundial en redes. Por si fuera poco, Márquez no puede tomar agua de los patrocinadores o dar entrevistas frente a los logotipos de empresas como Coca-Cola o McDonald's, que apoyan el evento.

El jugador no es el único de su familia que se ha visto involucrado en las acusaciones del FBI. En octubre de 2017, su madre, Rosa Alicia Álvarez Peñoles, fue relacionada con el mencionado Raúl Flores Hernández, conocido como el Tío, uno de los líderes del narcotráfico mexicano. La mujer, que es enfermera de profesión, es diputada del Partido Verde Ecologista de México (PVEDM).