La noticia sobre la muerte de su mayor fanática pareció cimbrar en el corazón de Luis Miguel, quien reaccionó ante la noticia de una manera muy especial.

Por Carolina Amézquita Pino
Agosto 11, 2020
Anuncio

La afición de una persona por su ídolo puede alcanzar proporciones inexplicables; hay quienes, incluso, crean un club de fanáticos para apoyar a determinados actores o cantantes en su camino hacia al éxito y, luego, los ayudan a conservarlo. Hay algunos que no esperan nada del famoso, para ellas solo es importante disfrutar de su arte. Esto fue lo que sucedió con Martha Codó, la mayor fanática de Luis Miguel, que murió el pasado fin de semana a causa de un infarto fulminante.

Pero ¿qué hizo el Sol de México cuándo se enteró? El cantante le envió una corona completamente llena de rosas blancas, con un total de mil flores, a su funeral como una especie de reconocimiento a la devoción que le tuvo la señora por décadas; incluso, asistió a más de 300 conciertos que el intérprete de “Por debajo de la mesa” ofreció en diversos lugares del mundo.

Justamente, cuando Codó asistió a su concierto número 300, el 6 de marzo de 2018 en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, Luis Miguel pidió que la fanática se acercara al escenario, el se sentó en una orilla para estar más cerca de ella y le hizo un reconocimiento público que cerró con un beso en la mejilla de la señora.

“Es increíble en todos los conciertos que ha estado esta hermosa señora [le decía a Codó y al público asistente]. Ha estado conmigo en todos”, mencionó en aquel momento Luis Miguel. “Es más, es probable que haya estado más veces que yo”.

En una entrevista que Martha Codó concedió en mayo de 2018, aseguró que “jamás me ha pesado” gastar en los conciertos de el Sol de México; incluso, “tengo una alcancía que cada día, cada día va para Luis Miguel y eso no se toca ¡por nada!”. La señora nunca esperó nada del cantante; solo asistía para escucharlo y admirarlo.