La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció el inicio de un proceso de impeachment contra el presidente Donald Trump. A continuación, lo que debes saber sobre lo que es un juicio político.

Por Carolina Trejos
Septiembre 24, 2019
Anuncio

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, anunció este martes la apertura de una investigación dentro de un proceso de impeachment contra el presidente Donald Trump a raíz de las nuevas revelaciones acerca de las presuntas presiones del mandatario a Ucrania para que investigara a Joe Biden, uno de sus rivales políticos.

Tras el anuncio de Pelosi, ¿qué es lo que pasará?

De acuerdo a la Constitución de Estados Unidos, el Congreso puede forzar la destitución de presidentes antes de que termine su mandato a través de un impeachment, un juicio político. Quien tiene la autoridad para abrir ese proceso es la presidenta de la Cámara de Representantes, cargo que ahora ocupa Pelosi.

A continuación, estos son los cinco puntos principales de un impeachment.

  • Tras un proceso de investigación como el que ha abierto Pelosi, la Cámara presenta a votación de su pleno los cargos en contra del presidente, los llamados artículos de juicio político. Si la mayoría lo aprueba, el presidente resulta oficialmente imputado.
  • El proceso en ese momento se traslada al Senado, donde se lleva a cabo el juicio supervisado por el presidente de la Corte Suprema.
  • El presidente tiene derecho a contar con sus abogados y los miembros del Senado ejercen de jurado.
  • Un equipo de legisladores de la Cámara, conocidos como gerentes, desempeña el papel de fiscales.
  • El presidente queda destituido si al menos dos tercios de los senadores lo encuentran culpable.
  • El vicepresidente asume el cargo que queda vacante.

Solo tres presidentes han sido sometidos a procesos de juicio político hasta ahora en la historia de Estados Unidos. El primero fue Andrew Johnson en 1868, quien logró salvar la cabeza porque sus rivales se quedaron a un voto de los dos tercios necesarios para encontrarlo culpable. El segundo impeachment lo afrontó Bill Clinton en 1998, cuando la Cámara lo imputó de varios cargos relacionados con el escándalo de Monica Lewinsky. Al igual que Johnson, mantuvo el cargo luego de que no se alcanzara el número de votos para encontrarlo culpable.

Otro presidente que afrontó un proceso de juicio político fue Richard M. Nixon en 1974 a causa del escándalo Watergate, pero el republicano renunció a la presidencia antes de que la Cámara de Representantes votara si imputarlo.