Paulina Rubio estuvo como invitada en el programa Hoy, donde una de las conductoras estelares es Andrea Legarreta. La actitudes de la cantante hacia la conductora durante un segmento fueron consideradas como un desdén.

Anuncio

Tras dejar atrás sus conflictos legales y con motivo del lanzamiento de su nuevo tema titulado "Yo soy", Paulina Rubio se ha presentando en diversos programas de televisión. El pasado martes, 9 de noviembre, La chica dorada estuvo en la emisión mexicana Hoy, donde compartió segmentos con sus diferentes conductores. Cuando le tocó el turno de hablar de sus #TBTs con Andrea Legarreta, quien es una de las presentadoras estelares, se rumoró que fue ignorada por la cantante en vivo. Ante ello, la también actriz dio su punto de vista al respecto.

"Me da risa porque me han dicho que [Paulina Rubio] no me hizo caso. La verdad es que cuando nos vimos, nos saludamos normal, como siempre. No sentí eso", aclaró Legarreta a los medios de comunicación. "Si me daba cuenta que volteaba más al lado de Paul [Stanley], pero hay gente que tiene como un lado [más fotogénico]".

La esposa de Erik Rubín explicó que, a diferencia de otros invitados que suelen sentarse en el lado derecho y en el caso de la intérprete de "Ni una sola palabra" fue al contrario porque "Paulina pidió estar de ese lado". "A lo mejor con quienes tengo más confianza si le llego a decir 'hey'. Incluso se lo hice a Gabriel Soto que tiene ese lado", enfatizó.

Andrea Legarreta y Paulina Rubio
Credit: Carlos Tischler/Getty Images; John Parra/WireImage

"Me dio pena decirle eso a Pau. Al final, es nuestra invitada, está en nuestra casa, y si ella quiere estar volteando hacia allá porque ese es su lado, pues tengo que respetarlo", agregó. "Prefiero pensar que ese es su lado y a ella le gusta".

Andrea Legarreta reiteró que la cantante pidió sentarse de ese lado y los conductores no pudieron colocarse juntos, como sucedió en el segmento con Galilea Montijo, por cuestiones de organización. Incluso, reveló que la amistad de Paulina Rubio con su marido continúa y  "siguen teniéndose cariño, hablándose, saludándose", así que no hay ningún problema entre ellas y estuvieron platicando sobre su vida familiar.

"En verdad, no lo sentí así porque cuando me despedí de ella nos dimos un abrazo. No sentí que fuera un desaire", concluyó.