La inolvidable Sarita Elizondo fue sorprendida días atrás por su pareja con una romántica propuesta de matrimonio.

Por Moisés González
Enero 11, 2021
Anuncio

Nunca es tarde para encontrar al amor de tu vida. Y si no que se lo pregunten a Natasha Klauss, la inolvidable Sarita de la exitosa telenovela Pasión de gavilanes, quien a sus 45 años vuelve a sonreír en el terreno amoroso tras varias desilusiones sentimentales.

La actriz colombiana presentó a finales del año pasado a través de las redes sociales a Daniel Gómez, el hombre que llegó a su vida para "mostrarme que pueden amarme bien".

"Alguien me dijo una vez que el amor empieza por las risas, que da paz en el corazón, que es divertido, que saca lo mejor de ti y que te hace ser mejor personaje y yo dije: 'Esto está difícil de que se dé'. Y pues no. Gracias Daniel por llegar a mi vida y en este momento has sido un apoyo indescriptible. Quiero reírme contigo hasta viejita", expresó recientemente la actriz de exitosos melodramas como La mujer en el espejo y La tormenta en Instagram.

Natasha Klauss y su futuro esposo
| Credit: Instagram Daniel Gómez

La relación va tan en serio que hace apenas unos días su pareja le propuso que fuera su esposa durante una escapada romántica y Natasha obviamente no dudó en decir que sí.

"Sí y mil veces sí. Te amo", expresó sin dudarlo Klauss.

La actriz y su futuro esposo parecen estar hechos el uno para el otro.

"Siempre me preguntan, ¿cómo es Natasha? Y yo les doy una definición, pero seguro quedo corto al describirla. Natasha es mucho más bella por dentro que por fuera. Aclaro que es una de las mujeres más bellas físicamente que conozco, pero esa belleza exterior se queda corta con su belleza interior", aseguró el prometido de la actriz semanas atrás en las redes sociales.

Mientras que Daniel es padre de una niña, la inolvidable Sarita Elizondo tiene dos hijas fruto de dos matrimonios anteriores, el último con un primo suyo, Marcelo, cuya historia de amor generó mucha controversia debido al vínculo familiar que existe entre ambos.

Hoy, Natasha no puede estar más ilusionada y feliz con la sólida relación de pareja que está construyendo con la aprobación de sus hijas junto al amor de su vida.