A pesar de lucir el uniforme militar para la vigila junto al féretro de su abuela, al príncipe Harry le hicieron quitarse las iniciales de la reina.
Anuncio
Príncipe Harry
Príncipe Harry
| Credit: Chris Jackson/Getty Images x 2

El príncipe Harry finalmente sí usó su uniforme militar durante una vigilia por la reina Isabel II después de obtener un permiso especial del rey Carlos III para poder lucirlo, pero al parecer, podría haber significado un "insulto" para el propio nieta de la monarca.

Tanto Harry como su hermano, el príncipe William, vistieron el uniforme de gala número 1 de Blues and Royals por petición de su padre. No obstante, el traje que el príncipe Harry recibió desde el Palacio de Buckingham no llevaba las iniciales de la reina fallecida "ER".

El uniforme de William, notaron los observadores reales con ojos de águila, lucía la cifra en ambas hombreras. Harry no lo hizo.

"Tiene el corazón roto", dijo un amigo al Sunday Times de Londres. "Eliminar las iniciales de su abuela se siente muy intencional".

Estaba tan "devastado", añadió el amigo, que el príncipe casi pensó en ponerse un traje de etiqueta en lugar del militar para evitar la "humillación" en público.

Por su parte, el uniforme del príncipe William sí llevaba las iniciales en ambas hombreras.

Nietos de la reina Isabel II
Nietos de la reina Isabel II
| Credit: Aaron Chown-WPA Pool/Getty Images

Al príncipe, que renunció a sus deberes reales en 2020 y fue despojado de sus títulos militares honorarios, inicialmente se le prohibió usar su atuendo militar, aunque finalmente su padre, el rey Carlos III, pidió que sí lo luciese

El príncipe Harry y Meghan Markle no se unirán a los otros miembros de la familia real en una recepción que tendrá lugar en el Palacio de Buckingham para los líderes mundiales que viajarán a Londres para asistir al funeral de la reina Isabel II.

Según publica la revista PEOPLE, el duque y la duquesa de Sussex fueron inicialmente sí fueron invitados al evento del domingo, aunque posteriormente el palacio ahora dice que la recepción es exclusivamente "para miembros activos que trabajan de la familia real".

Organizada por el rey Carlos III y la reina Camila, la recepción dará la bienvenida a los jefes de estado e invitados oficiales extranjeros que han viajado a Londres para el funeral de estado de la difunta monarca. Se espera que unas 2.000 personas se reúnan en la Abadía de Westminster para el evento.

Los invitados también serán recibidos, además de por los reyes, por el príncipe y la princesa de Gales, la Princesa Real y el conde y la condesa de Wessex.