Según fuentes allegadas, el hijo de la reina Isabel II se encuentra tranquilo a pesar de la demanda legal en su contra. Paralelamente, exempleado de Epstein testificará en su contra.
Anuncio
Virginia Roberts Giuffre and Prince Andrew
Credit: Ben Gabbe/Getty Images for Women's Media Award; Ian Forsyth/Getty Images

La familia real británica está en ascuas por la reciente demanda presentada en Nueva York en contra del príncipe Andrew por abuso sexual, pero según el diario The Sun, tanto el acusado como el resto de los miembros de la monarquía confían en el buen trabajo de los abogados defensores.

La semana pasada Virginia Giuffre (antes Roberts), ahora de 38 años, afirmó legalmente que el hijo de la reina Isabel II es "uno de los hombres poderosos" a quien fue "entregada con fines sexuales" como parte de la red de tráfico sexual del fallecido empresario Jeffrey Epstein.

Según publica The Sun, de acuerdo a una fuente, la defensa del príncipe Andrés sabe que el proceso podría durar años y le ha aconsejado al duque de York que por el momento mantenga la calma y el silencio.

Príncipe Andrew
Credit: REUTERS/Chris Radburn/The Crosby Group

Lo más importante, tal parece que si podría acogerse a la inmunidad diplomática, aunque antes se dudara de esta opción por no ser Andrew miembro activo de la familia real.

El equipo legal del príncipe busca evitar ir a juicio en Estados Unidos, y Spencer Kuvin —abogada estadounidense que representa a varias de las víctimas del caso Epstein— cree que podrían acudir al recurso de inmunidad diplomática pues en el año de los supuestos sucesos, 2001, sí contaba con inmunidad.

Mientras tanto, el caso de Andrew se complica con la aparición de un testigo relevante. Un exempleado de Epstein especialista en telecomunicaciones, Steve Scully, ha asegurado que testificará bajo juramento que vio al príncipe Andrés tocando de manera inapropiada a Virginia Giuffre en la Isla Paedo del multimillonario Epstein.

"Estaba trabajando en el teléfono y él (Andrew) estaba junto a la piscina con Virginia. Tan pronto como lo vi, lo reconocí", dijo Scully a The Sun, afirmando haber sido testigo de cómo el duque de York besaba y se frotaba contra una mujer rubia que vestía un bikini —y que insiste en que era Virginia— junto a una piscina en Little Saint James entre 2001 y 2004.

El duque de York, de 61 años, ha negado "categóricamente" la inculpación en una entrevista con la BBC en noviembre de 2019, en la que muchos consideran que no expresaba ningún arrepentimiento por su amistad con Epstein y ni la más mínima empatía por sus víctimas.

Prince Charles, Prince of Wales, Prince Andrew, Duke of York
Prince Charles, Prince of Wales, Prince Andrew, Duke of York
| Credit: (Photo by Samir Hussein - Pool/WireImage)

Según una fuente cercana al príncipe Carlos, citado este jueves por The Times, ahora la denuncia legal "probablemente reforzará la opinión [del heredero al trono] de que el regreso del duque a la vida pública es imposible".

De hecho, la policía británica dijo el jueves pasado que volverá a examinar las acusaciones contra el príncipe Andrew tras la demanda legal en Estados Unidos interpuesta por Virginia Giuffre.

Muchos quisieran que la familia real hiciera alguna declaración pública con respecto a las acusaciones contra el duque, sin embargo es poco probable que esto suceda, lo que podría ocasionar un daño irreversible en la imagen de la monarquía.