Su trágica muerte dejó en un sueño incumplido los supuestos planes de Lady Di: dejar a la familia real británica e irse a vivir a California con el empresario Dodi Fayed.

Anuncio

Tal como hicieran ahora su hijo el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, la princesa Diana también pensó en algún momento vivir alejada de la familia real británica y mudarse a California, un sueño que nunca se cumplió por su inesperada muerte el 31 de agosto de 1997.

Paul Burrell, quien fuera su mayordomo, ya contó a la cadena ABC los planes de Lady Di cuando publicó su libro sobre la princesa, recordó la revista Marie Claire. Según el exmayordomo, Diana estaba planeando mudarse a Malibú, California, con el empresario Dodi Fayed, con quien sostenía una relación en ese momento y quien acababa de comprar una propiedad en esa zona.

"Ella dijo: 'Esta es nuestra nueva vida, ¿no será genial? Piensa en el estilo de vida, en los chicos, nadie juzga aquí en Estados Unidos, no tienes el sistema de clases, no tienes el sistema", contó Burrell.

"[La casa] iba a estar en Malibú ... Vi los planos. Nos sentamos en el piso, extendimos todos los mapas y el diseño de la casa", agregó el exmayordomo.

Por su parte, el exentrenador de voz de Diana, Stewart Pierce, confirmó recientemente en declaraciones a US Weekly los planes de la princesa meses antes de morir.

"Ella estaba hablando de comprar una propiedad en Malibú [y diciendo] que sería 'realmente genial' que los chicos tuvieran libertad para poder navegar. Porque ambos son muy deportivos, ya sabes, pero podían surfear, podían patinar, podían jugar a frisbee", dijo.

Diana tenía la custodia compartida de sus hijos con su padre, el príncipe Carlos. Harry tenía 12 años entonces y su hermano mayor, William, 15. La idea era que pasaran parte de su tiempo en Estados Unidos, algo que nunca llegó a suceder.

Años después, Harry terminó viviendo en el lugar con que aparentemente soñó vivir su madre. El príncipe se ha instalado en Santa Bárbara con Markle, quien creció en el sur de California.

Hoy los duques de Sussex viven en una espectacular mansión de estilo francés conocida como 'Chateau de Riven Rock', situada en la zona de Montecito, en el condado californiano de Santa Bárbara, por la que pagaron casi $15 millones.

En California, la pareja tiene como vecinos a celebridades como, entre otros, Tom CruiseOprah Winfrey, Gwyneth Paltrow o Ellen DeGeneres.