Mira cómo la duquesa de Cambridge logró neutralizar un berrinche de su pequeña hija Charlotte. ¿Compartirá su secreto con otras mamás?

Anuncio

Los pequeños príncipes George y Charlotte ya están rumbo a casa y sus juguetes en Londres tras una gira de cinco días con sus padres por Polonia y Alemania. Pero antes, la simpática princesita armó un berrinche con un toque de realeza.

El drama sucedió justo antes de partir de Hamburgo, cuando el príncipe William y su esposa llevaron a los pequeños a visitar las instalaciones de entrenamiento del consorcio aeronáutico europeo Airbus, donde pudieron ver de cerca uno de sus helicópteros.

Aunque durante toda la visita la niña de 2 años se había comportado muy bien, antes de abordar el avión de regreso a casa armó una pequeña pataleta, como bien se puede ver en unas imágenes del momento, que recordó a todo el mundo que al fin y al cabo solo es una niña.

En medio de las muestras de disgusto de su hija, Kate Middleton demostró sus dotes de buena mamá al calmarla casi como por un acto de magia. Según People, lo hizo casi de inmediato y hasta logró que la niña volviera a reírse.

De esta manera concluyó el viaje de la familia real, que incluyó una conmovedora visita al campo de concentración de Stutthof, cerca de la pequeña ciudad de Sztutowo, y una memorable parada en el teatro Shakespeare de Gdansk. También tuvieron la oportunidad de contemplar el museo y el monumento conmemorativo del Holocausto en Berlín.