La princesa Charlene de Mónaco silencia los rumores de crisis matrimonial con el Príncipe Alberto, a quien llama su "protector", y habla por primera vez de su salud tras estar alejada de su familia.
Anuncio

La princesa Charlene de Mónaco acalló rumores de crisis matrimonial con el príncipe Alberto, llamándolo su "protector". Charlene rompió el silencio sobre la crisis de salud que la mantuvo alejada de sus seres queridos.

La princesa admitió que esta batalla durante un año por su salud ha sido desgastante. Charlene fue el martes a un evento de moda en Monte Carlo con su hija, la princesa Gabriella, de 7 años, y habló con la prensa sobre su recuperación. Tras estar internada durante cuatro meses en una clínica en Suiza, donde estuvo alejada de sus seres queridos, regresó a casa con sus hijos, reporta PEOPLE.

Charlene recibió tratamiento por agotamiento físico y emocional. "Enfoqué toda mi energía en mis hijos, mi esposo y mi salud porque esas son mis prioridades", dijo ella a Monaco Matin. "Mi estado de salud aún es frágil y no quiero ir demasiado rápido", añadió. "El camino ha sido largo, difícil y tan doloroso. Hoy me siento más calmada".

Charlene Albert Monaco
Credit: (ERIC GAILLARD/POOL/AFP via Getty Images)

Charlene se enfermó durante un viaje a Sudáfrica en el 2021. Por complicaciones de salud, la princesa pasó seis meses alejada de su esposo y sus gemelos. Charlene fue hospitalizada tras sufrir una "emergencia médica" en Sudáfrica. La princesa se desmayó debido a complicaciones de la grave infección de oído, nariz y garganta que contrajo en mayo, y tuvo que someterse a varias cirugías.

Tras regresar a Mónaco, presentó síntomas de una fatiga profunda y por eso decidió internarse en Suiza. Albert y sus hijos — los gemelos Gabriella y Jacques, de 7 años — visitaron a su madre en la clínica en Suiza varias veces. La princesa no pudo celebrar en Mónaco su décimo aniversario de boda y surgieron rumores de crisis matrimonial, algo que la pareja negó rotundamente.

princesa Charlene
Credit: (Pascal Le Segretain/SC Pool - Corbis/Getty Images)

Desde su regreso en marzo a casa en Mónaco, surgieron nuevos rumores de que Charlene planeaba irse a vivir a Ginebra en Suiza, donde supuestamente había comprado una casa. "Como todos los seres humanos tenemos emociones, debilidades", dijo Charlene, lamentando que su familia no pueda tener privacidad por ser personas públicas.

La princesa halagó a su esposo, llamándolo su "protector" y agradeciendo su apoyo. "Hablamos de estos artículos maliciosos y él hizo todo para protegerme a mí y a nuestros hijos", dijo sobre los reportes de posible ruptura en la prensa. "Estoy muy feliz de estar de vuelta en casa en Mónaco y con mi familia", afirmó.