La princesa Beatriz sorprende al transportarse en un carro del servicio Uber a su llegada a Estados Unidos.

Por Andrés Rubiano
Noviembre 19, 2018
Anuncio

Aunque la vida de la realeza británica está llena de lujos y excentricidades, tal parece que algunos miembros de la familia de la reina Isabel II no tienen problema alguno en adaptarse a la simple vida cotidiana que llevan sus plebeyos.

Así lo dejó en claro la princesa Beatriz de York, de 30 años, quien a su arribo al Aeropuerto Internacional de la ciudad de Los Ángeles el pasado viernes dejó con la boca abierta a los paparazzi al partir del lugar en un automóvil del servicio Uber.

Lejos de los fastuosos carruajes en los que se desplaza su abuela, la hija del duque de York dejó en claro que su condición de realeza no es ningún impedimento para de vez en vez pueda vivir al estilo de una persona del común. <iframe src="//cdnapisec.kaltura.com/p/591531/sp/59153100/embedIframeJs/uiconf_id/6740162/partner_id/591531?iframeembed=true&amp;playerId=kaltura-player-9999999999-60498716153970200&amp;entry_id=0_923rv2p2" width="560" height="395" allowfullscreen="" webkitallowfullscreen mozallowfullscreen frameborder="0" class="" scrolling="no" resize="0" replace_attributes="1" name=""></iframe>

No cabe duda de que una de las preguntas que todos nos hacemos es: ¿por qué la princesa tuvo que transportarse en Uber? Al parecer, la prima de los príncipes William y Harry quería pasar desapercibida a su llegada a la ciudad californiana, claro que no contaba con la astucia de los paparazzi estadounidenses que se percataron de inmediato de la presencia de un miembro de la realeza en suelo estadounidense.

Princesa Beatriz

Uno de los detalles más curiosos del inesperado momento es cuando Beatriz se encuentra con su conductor, este simplemente recibe la maleta de la princesa y lejos del protocolo real, deja que sea ella misma quien se abra la puerta del carro. Muy seguramente, como lo dice uno de los paparazzi, el hombre parece no tener ni idea de que se trata de la nieta consentida de la monarca del Reino Unido.

Claro está, también damos el beneficio de la duda al trabajador de Uber, pues dificilmente creemos que Beatriz se identifique en la popular aplicación de transporte como la princesa de York, nieta de Isabel II.