November 18, 2017 10:13 AM

Por fin llegó el gran día para Serena Williams y su ya esposo, Alexis Ohanian. La feliz pareja se dio el ‘Sí, acepto’ este viernes en una ceremonia digna de un cuento de hadas.

Ha sido la revista Vogue con quien la tenista de 36 años ha compartido el secreto mejor guardado de cualquier novia, el vestido, y cuya culpable es Sarah Burton para Alexander McQueen.

Literalmente Willilams luce como una auténtica princesa. El velo, la hechura, la caída y el diseño es propio de una historia de ensueño. “Volé a Londres para conocer a Sarah y terminé enamorándome de de la silueta del vestido con capa, la cuál era totalmente opuesta a lo que yo hubiera elegido para mí”, aseguró la deportista tal y como recoge la revista PEOPLE.

Serena lucía como una auténtica princesa de un cuento de hadas

La tenista decidió compartir esta emotiva foto con us fans en las redes sociales

Acabada la ceremonia y comenzada la fiesta, Serena se puso un Versace espectacular

El beso tras el ‘Sí, acepto’ en un entorno de lo más romántico 

Ya marido y mujer posaron con su princesita

La diseñadora británica también es la responsable del idílico vestido de bodas de Kate Middleton, y una de las favoritas de la matriarca de la moda, Anne Wintour, amiga muy cercana de Serena.

Su vestido, que dejaba ver sus hombros y espalda, le permitió lucir las impresionantes joyas de la marca XIV Karats, valoradas en $3.5 millones. Pero,  ¿y qué fue del novio? Pues también llamó la atención, optando por Armani, no podría ser de otra manera

La boda estuvo también aderezada por sus preciosas damas de honor vestidas en conjuntos de Galia Lahav. Todo ello en una íntima ceremonia en Nueva Orleans, donde acudieron amigos y celebridades de la talla de Kris Jenner, Beyoncé, JAY-Z, y el Príncipe Harry con su novia, Meghan Markle, entre otros.

A la hora de la fiesta tocaba cambiar de vestido para estar más cómoda y marcarse unos buenos bailes. Para ello Serena recurrió al gran Versace, y tampoco se equivocó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Trabajaron sin descanso para asegurarse que cualquier detalle estaba cuidado, por un total de 1.500 horas aproximadamente”, ha confesado Donatella Versace a la revista Vogue.

La pareja ve así cumplido el sueño de convertirse en marido y mujer. Comenzaron a salir en 2015 y en diciembre del siguiente año ya estaban comprometidos. Además son papis de una preciosa nena que nació a principios de septiembre, el mejor regalo en sus vidas.

¡Felicidades a los novios!

Tal Vez Te Guste

EDIT POST