March 20, 2018 06:58 PM

Quien pensaría que una inocente pedicura podría provocar una infección desagradable.

Por extraño que suene, afeitarse las piernas antes de ir al salón de belleza por un simple mantenimiento de tus dedos podría terminar en un fiasco si un cuerpo extraño tiene contacto con tu piel, así el lugar al que vayas haya tenido la cortesía de lavar muy bien la bañera.

“Afeitar las piernas puede causar micro fisuras (o pequeñas cortadas) en la piel, lo que aumenta el riesgo de infección después de la pedicura”, explica a la revista InStyle la doctora Lauren Ploch, dermatóloga del estado de Georgia y becaria de la Academia Estadounidense de Dermatología. “Si las bacterias, los hongos o los virus se esconden en una tina de pedicura limpia inadecuadamente, pueden aprovechar los cortes en nuestra barrera cutánea y provocar una infección”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Getty Images

En el peor de los casos se puede terminar con una infección bacteriana, como una causada por la estafilococo aureus, que si no se trata con antibióticos, penetra profundamente en la piel y llega al torrente sanguíneo.

Sin embargo, la mayoría de las infecciones relacionadas con el spa serían relativamente menores si se tratan temprano, según la médico.

La doctora recomienda esperar para afeitarse las piernas después de arreglarse las uñas. Además, si la persona tiene una llaga, ampolla o cualquier tipo de fisura en la piel que vaya a tener contacto con el agua, se debe mantener alejada del salón ya que “una cuenca puede parecer perfectamente limpia, pero puede albergar bacterias, hongos y virus”, dice.

 

Moraleja: ¡es mejor prevenir que lamentar!

You May Like

EDIT POST