Ivonne Montero vivió una etapa muy difícil en su vida que la llevó a tomar decisiones no muy buenas que estuvieron a punto de ser fatales.

Por Carolina Amézquita Pino
Agosto 03, 2020
Anuncio

El matrimonio de Ivonne Montero con el padre de su hija, Fabio Melanitto, duró solo unos meses. La ruptura llegó cuando la actriz se embarazó de Antonella, debido a que el cantante aseguró no estar preparado para afrontar la responsabilidad que conlleva la paternidad; lo cual, la dejó devastada, a tal grado, que ahora la protagonista de la telenovela La loba revela que pensó en suicidarse.

ivonnemontero002obradiosmiohazme.jpg
Ivonne Montero también será La reina del sur.

“Cuando el padre de mi hija [Fabio Melanitto] salió de casa, cuando él se fue estaba embarazada. Ahí sí, completamente viví un desierto. Me fui al suelo; me dejé ir porque no podía controlarlo. Aparte con el embarazo, tenía dos meses cuando empezó esta partida de Fabio”, confesó Montero al programa mexicano de radio Todo para la Mujer (Radio Fórmula) sufrí muchísimo. Estuve a dos de tomar una muy mala decisión. Llegué a pensar en el suicidio, que eso también es muy recurrente”.

Pese a lo fuerte que puede parecer considerar quitarse la vida, la también cantante considera que era necesario llevar el dolor hasta sus últimas consecuencias porque solo así podría sanar después y volverse más fuerte, tal como le sucedió. Por lo que no se arrepiente de haberse permitido ese duelo extremo por la separación.

Ivonne Montero teatro obra La llorona mexico
Credit: mezcalent

“Sí se vale, eso no quiere decir que eres débil. Todos somos débiles y todos somos fuertes al mismo tiempo, me dejé ir hasta el fondo ¿y por qué? Porque solo así iba a poder salir adelante, sino no, no hubiera podido”, advirtió. “Si no hubiera sufrido lo que me dejé sufrir no hubiera podido salir. Me dejé ir dos meses hasta el suelo, hasta el fondo, pidiéndole a mi bebita que no escuchara porque ella no tenía nada que ver en todo esto”.

Ahora, Ivonne Montero se considera una mujer más fuerte y capaz de soportar cualquier prueba que le ponga la vida para sacar adelante a su hijita.