La última pareja de Paulina Rubio, Gerardo Bazúa, dio a conocer que tiene cuatro meses de no ver al hijo que tuvo con la Chica Dorada y le pidió que le dejara verlo. La cantante se ha mantenido en silencio al respecto; sin embargo, reconoció que no es fácil mantener romances sanos.

By Carolina Amézquita Pino
September 14, 2018 10:58 PM

Hace unos días, la última pareja de Paulina Rubio, Gerardo Bazúa, dio a conocer que tiene cuatro meses de no ver al hijo que tuvo con la Chica Dorada y le pidió que le dejara verlo. La cantante se ha mantenido en silencio al respecto; sin embargo, reconoció que no es fácil mantener romances sanos.

"Las relaciones [sentimentales] son complicadas", advirtió Rubio a Televisión Española. "Soy una persona que se da fácilmente, que se entrega".

La intérprete de "Ni una sola palabra" no dio importancia a los comentarios de sus ex parejas, quienes aseguran que es complicado complacerla y su trato suele ser difícil.

"Estoy muy bien conmigo y me gusta estar sola; y también me gusta estar con mi equipo, con mi familia, con mis amigos, con mi pareja", agregó. "No sé si es difícil estar conmigo, eso se lo tienes que preguntar a ellos [sus parejas]. En los mañanas soy más y sutil, en las noches soy más terremoto".

(Photo by Vivien Killilea/Getty Images for Clase Azul)

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La cantante defendió el papel de la mujer en la actualidad, la cual ahora goza de mayor poder; sin embargo, dejó claro que no quiere mostrarse como alguien especial o dar ejemplo de nada. Explica que ha hecho en los últimos años alejada del ojo público.

"El planeta es un matriarcado, creo yo. Somos una especia peculiar. El sexo femenino pisa fuerte en este momento y no vengo a reinvindicar nada, ni a ser diferente a las demás", mencionó. "Soy una niña que desde muy joven soy gitana, soy nómada. Estos últimos años los he utilizado para contemplar".

Paulina Rubio considera que la familia es la que le permite mantenerse centrada.

"La familia me da esos paréntesis que uno necesita para tener perspectiva y para poder ver las cosas desde afuera del cuadro. Y también para poder conciliar", concluyó.

Advertisement