Pamela Silva tuvo que sortear diversos retos en cuanto se enteró de que estaba embarazada y tras convertirse en madre. Ahora, la presentadora narra su experiencia.

Por Carolina Amézquita Pino
Mayo 22, 2020
Anuncio

Tras haberse convertido en madre, hace tan solo un mes, Pamela Silva abrió su corazón con Alejandra Espinoza para contar su experiencia y lo que representó traer al mundo a su pequeño Ford Liam; sobre todo considerando que deseaba mucho tener un hijo.

“[Ford] es un regalo que Dios, no solamente me lo dio a mí, se lo dio a toda mi familia”, dijo Silva, con lágrimas en los ojos, en el programa de Facebook El Break de las 7. “Para mí ha sido lo más importante que me ha pasado en la vida, sin duda, lo más especial y la felicidad más grande que he sentido”.

Credit: Photo: Denise Truscello/Getty Images

La conductora de Primer Impacto estuvo muy sensible a lo largo de la entrevista y narró las cosas que tuvo que enfrentar.

“Por las complicaciones de la cesárea y el parto, lo tuvieron que mantener en cuidados intensivos y fue muy difícil porque uno no se imagina que uno se va a ir del hospital sin su bebé en sus brazos”, confesó. “Hasta que no lo tuve en casa y hasta que no cargué a mi hijo, la verdad, es que aún no creía que eso iba a pasar [ser madre]”.

Por los temores de la presentadora tenía de no concretar el embarazo, quiso mantenerlo en privado. Aunque reveló cuando supo que traería un bebé al mundo, fue su madre a la primera persona que se lo comunicó porque “sabía que lo iba a celebrar de la misma manera que yo”.

https://www.instagram.com/tv/CAfb1ZHAOBD/?igshid=1upwl5buft14p

“Fue la fe que puso en todo con perspectiva y que me dijo ‘este bebé viene con un propósito’. Y estaba muy contenta”, mencionó. “Me llené el corazón de mucha gratitud porque sabía que era un regalo de Dios y yo sé que es una gran bendición que muchas mujeres no tienen.

Ahora, Pamela Silva solo desea que Ford “sea un niño feliz” y quiere “protegerlo de la realidad que a veces es un poco cruel”.