Pamela Silva ha tenido un renacer tras convertirse en madre. La copresentadora de Primer impacto (Univision) habló con People en Español sobre esta nueva etapa y sus secretos para lucir y sentirse mejor que nunca.

Por Lena Hansen
Agosto 14, 2020
Anuncio

Pamela Silva cumplió su gran sueño al convertirse en madre. Su principito, Ford, ya tiene casi 4 meses y la copresentadora de Primer impacto (Univision) ha retomado su trono ante las cámaras con más fuerza que nunca. "Mi hijo está, gracias a Dios, saludable, que era lo más importante para mí y estoy disfrutándolo", cuenta a People en Español. "Lo veo más grande todos los días y quiero que se quede chiquitito".

Retomar su carrera la ha llenado de inspiración. "La gente que me conoce sabe que yo adoro mi trabajo. Me apasiona muchísimo lo que hago, me siento muy bendecida de poder ejercer mi profesión", dice la periodista peruana de 38 años, quien regresó en julio al programa. "Me va a empujar a hacer más cosas en lo profesional también", añade sobre su bebé.

Silva ha encontrado en su madre Rosario Rodríguez una gran aliada en la crianza de su hijo. "Mi mamá es una mamá ejemplar. Aunque todo el mundo tiene sus debilidades, siempre me dio la confianza y la seguridad de que yo podía contar con ella, y ese es el tipo de mamá que quiero ser para mi hijo", relata la presentadora. "[Quiero] que sepa que no importa los errores que cometa o las lecciones que va a tener que aprender, que yo siempre lo voy a apoyar, que siempre va a contar conmigo".

Tener a su hermana Paloma cerca —quien viajó de Nueva York a Miami para acompañarla— también fue una bendición."Tenerla aquí ha sido el mejor regalo, me ha ayudado muchísimo. Nos ha unido mucho más a ella y a mí como hermanas", asegura Silva. También se ha apoyado en sus amigas. "Tengo muchas amigas que son mamás, afortunadamente, y estoy constantemente preguntándoles a ellas. En internet buscando todo, como que cuestiono todo", confiesa la mamá primeriza. 

Si bien cuidar a un recién nacido —a la par de cumplir con sus deberes como profesional— es muy exigente, Silva se las ha ingeniado para encontrar tiempo para hacer ejercicio y recuperar su figura después de su cesárea en abril.

"Siempre he sido una persona que disfruto el ejercicio, me encanta comer saludable, era parte ya de mi rutina. No es que yo la adopté una vez que me enteré de que estaba embarazada, yo ya llevaba una rutina bastante saludable, de mucho ejercicio. Hasta tres días antes de dar a luz yo caminé cuatro millas porque mantenía el ejercicio", dice. "Eso me ha ayudado a recuperar el peso. Creo que el estado anímico y emocional tiene mucho que ver en cómo se siente la mujer. Como yo lo disfruté tanto, yo estaba tan feliz con mi embarazo, mantuve mi peso saludable. No comía por dos, comía regular y creo que eso me ha ayudado ahora”.

El bienestar y la felicidad de su hijo son su prioridad. "Ese sentimiento de seguridad de que puede depender de otra persona va a permitir que sea un hombre de fe, de buena moral, de buena ética ante todo, muy trabajador", reflexiona sobre Ford en un futuro. "Con el apoyo y con el amor —quiero que él se sienta muy querido siempre— creo que esas son dos herramientas que te permiten conquistar el mundo".