La estrella canadiense quiere que se dejen de usar las pieles de osos negros de su país para hacer los sombreros de los guardias británicos.

Por Mayra Mangal
Febrero 14, 2017
Anuncio

Los icónicos sombreros que usan los guardias de palacio de la reina Isabel II podrían cambiar para siempre si la rubia Pamela Anderson se sale con la suya.

La exestrella de Baywatch, famosa por sus cruzadas a favor de los derechos de los animales con la organización PETA, acaba de hacer un llamado a la monarca de 90 años para que se dejen de usar las pieles de osos negros de su natal Canadá para fabricar los sombreros que desde hace unos 200 años portan los soldados a las puertas del palacio de Buckingham.

Según Pagesix.com, Anderson está trabajando con una compañía rusa para elaborar una piel sintética que pueda sustituir a la natural en la elaboración de los sombreros de 18 pulgadas de altura.

Este elemento del uniforme tienen una larga historia y ya se usaron en la batalla de Waterloo, en la que británicos y prusianos pudieron fin para siempre al imperio de Napoleón. Ese tipo de cascos son utilizados por los equipos de granaderos, y los guardias galeses, escoceses y de la guardia Coldstream responsables de proteger a la reina.

LONDON, ENGLAND - JUNE 11: Queen Elizabeth II and Prince Philip, Duke of Edinburgh, travel by carriage along The Mall to the annual Trooping The Colour ceremony at Horse Guards Parade on June 11, 2016 in London, England. (Photo by Julian Parker/UK Press via Getty Images)
LONDON - MAY 11: Queen Elizabeth II inspects the Grenadier Guards before presenting their new colours in the garden of Buckingham Palace on May 11, 2010 in London, England. The Queen paid tribute to the families of Grenadier Guardsmen killed while fighting in Afghanistan and comrades wounded in action as she presented the regiment with new colours today. (Photo by Anthony Devlin/WPA Pool/Getty Images)

“Le van a a mandar unas muestras desde Moscú esta semana”, dijo un portavoz de PETA.

Habrá que desearle suerte a Pam, pues cambiar tradiciones en la monarquía británica no es fácil. Ya en 2008 hubo un intento por cambiar dichas pieles por material sintético, cuando PETA colaboró con una baronesa para presentar una petición al ministerio de Defensa británico ético en la que también participaban las diseñadoras inglesas Stella McCartney y Vivienne Westwood. La iniciativa, como podemos ver, resultó totalmente infructuosa.