El actor mexicano señala en una apelación que temía por su vida cuando golpeó a un conductor durante un altercado de tráfico, causándole la muerte.

Anuncio

El actor Pablo Lyle argumenta en una solicitud a un tribunal de apelaciones de la Florida que tenía “miedo a morir” cuando golpeó a un conductor en medio de una trifulca de tráfico, causándole la muerte.

Según documentos revelados por el programa de televisión Suelta la sopa (Telemundo), el equipo de abogados del actor mexicano asegura en la petición al tribunal de apelaciones del tercer distrito de la Florida que se cometió un error cuando se le negó su solicitud de desestimar el caso en base al derecho a la defensa propia.

Pablo Lyle

En los documentos, los letrados del protagonista de la telenovela Mi adorable maldición piden que se anule la decisión del juez Alan Fine del pasado agosto en que se le niega al actor el derecho a acogerse a la ley estatal Stand Your Ground que permite el uso de fuerza letal en defensa propia.

Aseguran que no se tomó en cuenta la posición “inequívoca” e “innegable” de peligro en que se encontraban él y su familia en el altercado de tráfico en que acabó perdiendo la vida Juan Ricardo Hernández, de 63 años.

Los defensores de Pablo, de 33 años, alegan que la corte ignoró la presunción de que Lyle usó la violencia como defensa y en respuesta al “razonable miedo a morir o de un algún grave daño hacia él y los demás cinco miembros de su familia” que se encontraban en el vehículo.

Agregan que su defendido desconocía lo que Hernández iba a hacer cuando retornara a su vehículo cuestionando si éste pudiera haber tenido un arma para disparar o usar su vehículo para chocarlo con el se encontraba su familia donde “los niños estaban llorando” aterrorizados por la situación.

Fue el domingo 31 de marzo de 2019 cuando un altercado vehicular se convirtió en una tragedia que marcaría un antes y después en la vida de los involucrados. El actor y su familia se dirigían al aeropuerto cuando se cruzaron con Juan Hernández, con quien el actor y su cuñado tuvieron una discusión. Pablo quien iba de copiloto, golpeó al hombre quien quedó inconsciente y falleció luego de varios días en el hospital a causa del golpe.

gettyimages-1193917479.jpg

El pasado 22 de enero, se llevó a cabo una audiencia en la que la jueza Marlene Fernández-Karavetsos, le negó la solicitud de que Pablo pudiera viajar a México. Sin embargo, le concedió que se pudiera moverse sin restricciones por Miami, siempre llevando su dispositivo de geolocalización.

La próxima audiencia para dar seguimiento al caso está programada para el 20 marzo.