La cantante puertorriqueña Olga Tañón tiene otra pasión: el diseño de fabulosos bolsos y piezas de ropa. Míralos.

By Lena Hansen
October 09, 2018 09:19 PM

Olga Tañón es feliz en el escenario y entrega el alma en cada concierto de su gira The One and Only Show. Pero la cantante puertorriqueña tiene otra pasión: el diseño de modas. La artista habló con Ponte Bella sobre sus diseños, que han causado furor en redes sociales.

“Es un pasatiempo. Yo estudié diseño de moda en Puerto Rico cuando tenía 17 años, lo cual no lo practiqué después, solamente en mi. Es irónico y parece un chiste que la mayoría de las veces que uno sale como mejor vestida en las alfombras rojas es con cositas que yo misma me hacía y no ropa que yo contrataba a alguien para que me vistiera”, confiesa. “Yo decía: ‘Caramba, entonces tengo que seguir cociéndome mis cositas’”.

Sus nuevas piezas fueron inspiradas por su hija Gabriella.Empecé con bolsos de canvas porque me encantan las cosas ecológicas y fue por iniciativa de Gabriella. Empezamos a hacernos bolsas porque a ella le gustaba”, recuerda. “Ella me decía: ‘Mami voy a hacer un negocio y te voy a ayudar’. Terminé haciendo las bolsas yo y no tengo ese tiempo tan grande para hacerlos pero me gusta. Ahora le estoy cociendo una chaqueta a un amigo con ángeles, con alas, con rosas”.

Tañón comparte en su Instagram fotos de las chaquetas, camisetas y bolsos que ha creado. “Se llaman OT Canvas”, dice de su línea de bolsos.

Cortesía

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Al final no lo estoy haciendo para hacerme rica, simplemente la estoy pasando rico. He vendido unas cuantas, todos los días hacemos varios canvas. Yo no soy amiguera, me gusta mucho la manualidad y estar en mi casa. Me encanta estar con mi esposo y mis hijos. Me encanta hacer el reguero en la cocina, con las pinturas. Les digo a mis nenes: ‘Lo siento, es tiempo de mamá'”, añade risueña.

Sus creaciones son admirables. “Estoy usando pintura, cristales de Swarovski, aplicaciones de lentejuelas y bordadas en hilo. Estoy usando rosas, perlas, de todo un poquito”, añade.

Su amor por la moda y la costura lo heredó. “Eso viene de mi mamá. Ella se compraba tres yardas de tela y nos hacía un trajecito a cada una de las nenas en casa. Somos tres hermanas y mami decía que las tiendas estaban muy caras y nos hacía la ropa. Nos vestía iguales. Eso lo aprendí de mi mamá, viéndola cociendo en su máquina y también a mano. Me encantaría aprender a tejer. Si sé bordar y sé bordaje en piedrería”.

Lanzar oficialmente una línea de moda es algo que añora. “Cuando saquemos una línea de ropa será con los dibujos bellos que hace nuestra hija”, dice. “Ese es un negocio que no solamente le queremos dejar a ella, sino también envolver a otros niños con discapacidades para que tengan negocios individuales”.

 

 

Advertisement