La princesa Michael de Kent en el ojo del huracán por usar un broche de que catalogan "racista" en su vestuario.
Anuncio

Tras el anuncio del compromiso del príncipe Harry y la actriz estadounidense Meghan Markle, la atención estaba centrada en ellos y su nueva sesión fotográfica oficial.

Pero hoy, un nuevo miembro de la familia acapara los titulares; la princesa Michael de Kent, esposa del príncipe Michael de Kent, primo hermano de la reina tras ser fotografiada al Palacio de Buckingham con un broche “Blackamoor” en el hombro izquierdo que representa el busto de una persona negra con una corona de oro y cristales coloridos.

Blackamoor es un género de arte o joyería originado en la Venecia del siglo XVI que ha sido criticado por promover imágenes que se consideran racistas. Muchas figuras de este género muestran imágenes exóticas de sirvientes y esclavos de ascendencia africana.

El broche ha recibido críticas debido al origen birracial de Meghan (su madre es afroamericana y su padre es anglosajón), y el hecho de que la princesa Michael eligió usarlo el día en que Meghan fue presentada a muchos miembros de la familia real por primera vez, esto fue tomado como un símbolo de rechazo, informan medios locales.

La futura princesa ha hablado sobre la historia de su familia con el racismo y la discriminación que ha experimentado al ser birracial.

“Es desalentador”, dijo Meghan a la BBC cuando se le preguntó sobre las respuestas racistas a la relación de la pareja. “Sabes que es una lástima que ese sea el clima en este mundo para enfocarse tanto en eso o eso sería discriminatorio en ese sentido, pero creo … al final del día estoy realmente orgullosa de quién soy y de dónde vengo, y nunca nos hemos enfocado en eso. Nos hemos centrado en quiénes somos como pareja”.

La Princesa Michael ha sido acusada de racismo antes. Mientras estaba en un restaurante de Nueva York en 2004, se dijo que le había dicho a un grupo de comensales afroamericanos que “volvieran a las colonias”. Después del incidente, ella intentó reparar su reputación en una entrevista con ITV1 que solo fomentó la controversia.

“Viajé en autobuses africanos”, dijo la princesa Michael en la entrevista. “Tuve esta aventura con estas personas absolutamente adorables y especiales y me llamaron racista: es como cuchillo [clavado] en el corazón porque realmente amo a esta gente”.

El año pasado, Harry lanzó una rara declaración en defensa de Meghan y criticó lo que llamó el abuso racista y sexista que ha sufrido desde que se reveló su relación. Llamó específicamente a los “matices raciales de los comentarios” y el “sexismo descarado y el racismo de los trols de las redes sociales y los comentarios de artículos web”.

People contactó a un representante de la princesa Michael de Kent por comentario, pero no obtuvo respuesta.