Sasha y Malia Obama reciben ataques racistas luego que su madre hablara de cómo pasaran su última noche en la Casa Blanca.

By Celeste Rodas de Juárez
May 04, 2017 10:09 AM

Lo que estaba supuesta a ser una entrevista cándida y emotiva de Michelle Obama para el programa Today (NBC) sobre lo que fueron sus últimos días en la Casa Blanca, ha generado una lluvia de comentarios racistas contra sus dos hijas, Malia y Sasha.

En la conversación, la esposa del expresidente Barack Obama quería dejar ver que sus hijas son tan normales que en su última noche en la mansión presidencial simplemente invitaron a unas amigas a dormir en la Casa Blanca y tuvieron un pizza party.

Esto no fue bien recibido por sus enemigos, quienes no tardaron en reaccionar con frases racistas a través del foro del portal MSN, donde se reprodujo la entrevista.

Entre los crueles comentarios más repetidos está el de que las jovencitas no tuvieron pizza, sino pollo frito y sandía, una observación racista usada en Estados Unidos vinculada a un estereotipo acerca de los afroamericanos. Otros decían que seguramente las niñas habían estado escuchando rap o pintando graffiti en la Casa Blanca.

Noo faltaron los que se han ensañado con Malia y Sasha, asegurando que son adoptadas.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

También surgieron cibernautas que las defendieron e instaron a que se las respetara, un reclamo parecido al que se expresó después de que el hijo pequeño del presidente Donald Trump, Barron, fuera objeto de burlas.

"Sea que te guste o que odies Obama o a Trump, sus niños no deben ser parte de esta discusión en ninguna manera negativa. Dejen a Sasha, Malia y Barron en paz. Ellos no deben ser carne de cañon para el chisme. Simplemente deséenle el bien a todos", dijo una usuaria de Nueva Jersey identificada como Marguerite Policastro Aisenstock.

Advertisement