Mucha emoción, talento y pasión en la primera muestra de Nuestra Belleza Latina 2018. Repasa los mejores momentos del show.

By Lena Hansen
September 23, 2018 10:16 PM

Nuestra Belleza Latina regresó a la pantalla de Univisión transformada y renovada. El popular reality show, que busca a la nueva reina de la televisión hispana, este año tiene como lema: “Sin tallas, sin límites y sin excusas”. El programa arrancó con toda la energía de Las Vegas, con una serenata del cantante colombiano Sebastian Yatra, quien cantó su tema “Robarte un beso” para las aspirantes a la corona en un lujoso hotel de la Ciudad del Pecado, mientras la actual reina de NBL, Clarissa Molina, bailaba para ellas muy al estilo de JLo.

Chicas de todas las tallas, edades, colores y estilos audicionaron ante los jueces este año —Jomari Goyso, Denise Bidot y El Dasa— con el ‘hada madrina’ y presidenta del jurado —Giselle Blondet— para dar su visto bueno. Arana Lemus, una afrocolombiana con una mega personalidad arrolladora, llegó ya con la corona puesta, haciendo reír al jurado y recibió un rotundo sí. La mexicana Elvira Reyes también quedó entre las finalistas por su humildad y dulzura, recordando el estilo de Alejandra Espinoza. Rompiendo el molde, la exreina de belleza Carmen Batiz, de 53 años —quien fue ganadora de Miss Puerto Rico en 1983— recibió la luz verde del jurado para pasar a “la mansión de la belleza” en Miami. La ex Miss Venezuela Migbelis Castellanos también figura entre las aspirantes. ¡La competencia está reñida!

El productor ejecutivo del show, Nelson Ruiz, cuenta sobre este nuevo formato más inclusivo: “Este año se ha llevado el show hacia otra línea editorial. Había que evolucionar y es una evolución real. No es solamente pintura y capota”. ¿Qué busca en la ganadora este año? “La belleza hoy día es importante dentro del show porque se llama Nuestra Belleza Latina pero no es lo más importante”, asegura Ruiz. “Lo primero que vamos a estar viendo es a una mujer, una mujer completa que es reina sin ponerse una corona, a una mujer que se ame a si misma”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Cortesía de Univision

Si bien el ADN del show se mantiene —están buscando una estrella desconocida llena de sueños por cumplir— el approach será más humanista, enfocándose en cualidades internas además de un físico hipnotizante. “Está yendo hacia donde tenía que ir. Es una marca que lleva 10 años, ahora va a cumplir 11″, concluye Ruiz sobre NBL. “Es uno de los reality shows más largos en la historia de la televisión hispana y continúa tan vivo como el primer día”.

Felipe Cuevas/NBL

Quizás la prueba más grande del éxito del reality show está en su propia conductora, Alejandra Espinoza, la chica humilde de Tijuana que conquistó al público con su carisma y enorme corazón, y fue la primera reina del concurso en el 2007.  “Significa que el esfuerzo, la dedicación, el tiempo lejos de mi familia, todas esas cosas que he hecho a lo largo de 11 años valieron la pena”, dice la mexicana sobre conducir el programa. “Creo que Dios tenía preparado esto para mí y me lo entregó en el momento perfecto. Me siento feliz.”

People en Español

Si bien ganar la corona de NBL cambió su vida para siempre, trayéndole fama y fortuna, Espinoza asegura que su esencia es la misma. “Mis aspiraciones, las cosas que tengo, la manera en la que vivo es diferente, pero me siento completamente igual. Siento que mi esencia no ha cambiado, las cosas con las que crecí, mis creencias, mis modales, nada de eso ha cambiado”, confiesa. “Eso tengo que agradecérselo a Dios porque esta es una industria muy difícil. Es muy fácil que el lujo y el simple hecho de trabajar en televisión te puedan cambiar”. ¿Su secreto para no perder su norte? “Mi familia nunca me ha tratado diferente, soy Alejandra, una de las 10 hijas de mi mamá y no me tratan diferente a mis hermanos”, afirma. “Eso me ha ayudado a mantenerme con los pies en la tierra”. ¡Tomen nota futuras reinas!

Advertisement


EDIT POST