Pese que se aseguró que Meghan Markle asistiría por video-conferencia a la reunión de Sandringham en la que el príncipe Harry se enfrentó a su familia para luchar por su nueva vida en Canadá, la duquesa de Sussex finalmente decidió abstenerse de participar en la reunión.

Por Nuria Domenech
Enero 16, 2020
Anuncio

Después de anunciarse que Meghan Markle asistiría vía videoconferencia a la importante reunión el pasado lunes dónde Harry se enfrentaba a la reina Isabel, al príncipe Carlos y al príncipe William en Sandringham, la realidad no fue así.

El palacio de Buckingham sintió ayer la necesidad de aclararlo en un comunicado: “Al final, los duques de Sussex decidieron que no era necesario que la duquesa nos acompañara”.

La convocatoria, realizada por la reina Isabel para su hijo y sus nietos, marca un antes y un después en la monarquía británica y sin duda en la vida del príncipe Harry y Meghan Markle.

Sin poder soportar el acoso mediático y la presión de la familia real, la joven pareja puso rumbo a Canadá para retirarse a descansar durante seis semanas y decidieron que a partir de ahora aquel sería su segundo hogar, cosa que no cayó nada bien ni en la familia real británica ni entre muchos de los súbditos de la corona.

Estas fueron las palabras exactas de la soberana, dando el visto bueno a la decisión de los duques de Sussex, tras la reunión que se celebró en la intimidad: “Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de la joven familia formada por Harry y Meghan de crear una nueva vida. Aunque hubiéramos preferido que permanecieran trabajando a tiempo completo como miembros de la familia real, respetamos y comprendemos su deseo de querer llevar una vida más independiente mientras continúan siendo valiosos miembros de mi familia”.

Isabel II también tocó uno de los puntos que más polémica están levantando entre los fans de la corona: “nos dejaron claro que no quieren depender de los fondos públicos en su nueva vida” y declaró que “se establece un periodo de transición en el que los duques de Sussex pasarán su tiempo entre Canadá y el Reino Unido”.

Tampoco asistieron a la reunión ni Kate Middleton ni Camilla Parker. Solo estuvieron presentes los descendientes directos de Isabel II, nacidos en el seno de la familia real.